Actualizado 22/08/2006 07:59 CET

Bolivia.-El informe de una auditoría vuelve a implicar a Alvarado en la violación de la nacionalización de hidrocarburos

LA PAZ, 22 Ago. (EP/AP) -

La suerte del ejecutivo de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Jorge Alvarado, quedó en manos del presidente Evo Morales después de que una auditoria ratificara que el funcionario violó normas de la nacionalización de hidrocarburos.

"No voy a adelantar los criterios, la decisión (sobre la suspensión de Alvarado) corresponde a la autoridad del presidente de la república", dijo el ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz, al dar a conocer una auditoría en la que halló "indicios de responsabilidad administrativa" en el contrato que suscribió el presidente de YPFB con una intermediaria para la exportación de crudo a Brasil.

Alvarado tiene diez días para presentar sus alegaciones. La Superintendencia de Hidrocarburos estimó en 38 millones de dólares el daño económico si el contrato se ejecutaba.

El decreto de nacionalización de los hidrocarburos aprobado por Morales en mayo impide contratar a empresas intermediarias y delega a YPFB el control total de esa industria. Otras normas exigen una licitación para contratar servicios, que tampoco hubo.

Según Soliz, el presidente de YPFB firmó el contrato sin el respaldo de un informe técnico-legal y no comunicó a su superior como ordena una ley para los casos de emergencia en los cuales es posible contratar a empresas intermediarias sin una licitación previa.

Alvarado justificó su decisión porque el crudo que iba a exportarse a Brasil debió servir para procesar diesel, combustible escaso en Bolivia.

Los partidos de oposición han pedido la renuncia de Alvarado, pero el Gobierno hasta ahora lo ha respaldado. El funcionario es muy allegado al mandatario y es uno de los hombres clave de la nacionalización de hidrocarburos.