Publicado 25/12/2019 01:04CET

Bolivia.- México afirma que Bolivia continúa con el "asedio policial" en su Embajada

MADRID, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de México ha afirmado este martes que cuerpos de seguridad e Inteligencia bolivianos continúan con el "asedio policial" en su Embajada en La Paz, después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, indicara que se había reducido "considerablemente".

"Cuerpos de seguridad e Inteligencia bolivianos continúan rodeando ambos recintos de México en La Paz, contrario a lo que han declarado funcionarios de ese país", ha señalado el Ministerio en un comunicado.

Según el Gobierno mexicano, los agentes bolivianos están siguiendo a sus vehículos oficiales, registrando el movimiento de las personas que entran y salen de la Embajada, realizan grabaciones y "han intentado detener el libre tránsito de la embajadora de México y del personal diplomático".

"Es evidente que estas acciones no corresponden a las prácticas habituales de vigilancia y protección de los inmuebles diplomáticos, basadas en las normas que regulen la buena convivencia entre las naciones, y sólo se pueden explicar a la luz de la situación política interna por la que atraviesa ese país", ha añadido el comunicado.

Asimismo, México ha advertido de que si esta situación se mantiene, responsabilizará a Bolivia "por cualquier afectación a la sede diplomática, a su personal acreditado y a toda persona que se encuentre bajo protección del Estado mexicano en ese país".

Las declaraciones del Gobierno mexicano llegan después de que López Obrador afirmara que Bolivia había reducido su "vigilancia extrema" sobre la Embajada de México "considerablemente".

"Tengo noticias de que se aminoró considerablemente esta situación de vigilancia extrema en nuestra Embajada en Bolivia", ha dicho López Obrador interrogado por este asunto en la rueda de prensa diaria, según informan los medios mexicanos.

El Gobierno mexicano denunció el lunes que desde el pasado 11 de noviembre hay una "presencia excesiva" de agentes de los servicios de seguridad e Inteligencia de Bolivia en torno a la Embajada y a la residencia oficial de México en La Paz.

México indicó que supone una "falta de cumplimiento de la Convención de Viena", que declara "inviolables" las misiones diplomáticas, instando a Bolivia a "respetar y cubrir cabalmente" sus obligaciones conforme a este tratado internacional.

El expresidente boliviano Evo Morales también denunció que las nuevas autoridades de la nación andina, "al estilo de la dictadura militar", han "cercado" la sede diplomática con policías y 'drones' para "amedrentar y poner en riesgo la seguridad los asilados".

Los ex ministros de la Presidencia y de Culturas con Morales, Juan Ramón Quintana y Wilma Alanoca, se encuentran asilados en la Embajada de México en La Paz. El Gobierno boliviano ha solicitado la entrega de ambos, pero México no ha satisfecho la demanda.

La relación entre México y Bolivia se ha deteriorado desde que López Obrador dio asilo a Morales. El líder indígena dimitió el pasado 10 de noviembre y huyó a México. Allí paso casi un mes hasta que, tras una breve escala en Cuba por razones médicas, recaló en Argentina, donde se quedará como refugiado.

Una de las cuestiones que más molestó al Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, fueron las declaraciones políticas de Morales desde México. Así, las autoridades bolivianas han confiado en que Argentina no le dé también "un micrófono abierto".

Morales dimitió después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara "irregularidades" en las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre. El antiguo mandatario considera que ha sido víctima de "un golpe de Estado" y no reconoce a Áñez.

El MAS de Morales y el nuevo oficialismo han llegado a una acuerdo en el Congreso para celebrar nuevas elecciones presidenciales en 2020 vetando expresamente al líder indígena como posible candidato, por lo que se limitará a ser el jefe de campaña del MAS.