Publicado 07/06/2021 13:30CET

Bolivia.- La ministra de Comunicación de Áñez pide asilo político en EEUU y se ofrece para declarar en el caso Murillo

Archivo - Jeanine Ánez y Roxana Lizarraga
Archivo - Jeanine Ánez y Roxana Lizarraga - Diego Valero/ABI/dpa - Archivo

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

La que fuera ministra de Comunicación de Bolivia durante el gobierno de Jeanine Áñez, Roxana Lizárraga, ha hecho saber que se encuentra tramitando su asilo político en Estados Unidos y se ha ofrecido para declarar en calidad de testigo y de manera telemática en el caso del exministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Lizárraga, quien se encuentra actualmente en Estados Unidos, solicitó en un primer momento asilo político en Perú el pasado mes de marzo después de la serie de detenciones que se llevaron a cabo contra Áñez y algunos de sus ministros. Si bien se le otorgó un visado de trabajo, ha denunciado que la campaña mediática de los "socialistas del siglo XXI" le impidió finalmente asentarse en el país.

La exministra de Comunicación ha aprovechado un diálogo para el programa radiofónico Asuntos Centrales para arremeter contra Murillo, detenido recientemente en Estados Unidos por su implicación en un caso de blanqueo de dinero en la compra de material antidisturbios, y por el cual también es requerido en Bolivia.

"Murillo se jactaba de tener mucha experiencia política y tuve varios roces con él, ya que era reacio a cumplir las normas, se quería saltar las reglas y cambiar muchas cosas por decreto", ha contado.

Lizárraga ha señalado que el 'número dos' de Áñez estuvo "apadrinado", lo que propició que Murillo acabara teniendo tanto poder durante aquel gobierno, entre ellos el líder del Frente de Unidad Nacional (FUN), Samuel Doria Medina, y otra serie de referentes políticos de la oposición al Movimiento al Socialismo (MAS).

Si bien Lizárraga ha señalado que no tuvo constancia de que Murillo tuviera algún tipo de implicación en el caso de corrupción por el que ha sido detenido hace un par de semanas en Florida, se ha mostrado dispuesta a declarar, después de que haya sido citada como testigo por la Fiscalía boliviana para hacerlo.

Sin embargo, ha señalado que está dispuesta a responder siempre y cuando se lleve a cabo de manera virtual desde Estados Unidos, "un país en el que se respetan los derechos y la libertad", puesto que en Bolivia, ha dicho, con el MAS nuevamente al frente, quienes comparecen ante la Justicia como testigos "terminan como imputados".

Contador