Bolivia.- Moraleda insiste en el diálogo y dice que la "confrontación" no ha sido positiva "en el pasado reciente"

Actualizado 04/05/2006 16:35:10 CET

Precisa que aún no está confirmado un encuentro entre Zapatero y Morales en la Cumbre de Viena

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, insistió hoy en que el Gobierno optará por el diálogo con Bolivia sobre su política de nacionalización de los hidrocarburos y afirmó que "la confrontación no parece que haya sido en el pasado reciente conveniente para los intereses de los españoles".

Moraleda se expresó así poco después de que el presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmara que los problemas derivados de la decisión de Bolivia de nacionalizar los hidrocarburos del país no se arreglan con "diálogo", sino exigiendo que se respeten las reglas del juego y la "seguridad jurídica" de las empresas. Además, reclamó que se llame a consulta al embajador español.

Sin embargo, el portavoz del Gobierno insistió en que espera que "la negociación y las relaciones diplomáticas encuentren vías de solución, y no la confrontación". "La vía que algunos propugnan, de enfrentamiento, no parece que haya traído en el pasado buenas soluciones para los intereses españoles", remachó.

Moraleda confirmó que el Gobierno ha mantenido contactos con la empresa española más afectada por la nacionalización de los hidrocarburos, Repsol YPF, en el marco de la "obligación del Gobierno de defender los intereses españoles", pero dejó claro que corresponde a la compañía manifestar sus opiniones sobre el caso boliviano.

ZAPATERO Y MORALES NO HAN HABLADO

Por otro lado, señaló que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no ha mantenido ningún contacto telefónico con el presidente boliviano, Evo Morales, aunque aseguró que ha habido "contactos permanentes" entre los dos Gobiernos, "a través de las distintas instancias diplomáticas", como el embajador español en Bolivia y el encargado de negocios boliviano en Madrid.

En este sentido, insistió en que la posibilidad de un contacto directo entre Morales y Zapatero la brindará la próxima Cumbre UE-América Latina y Caribe que se celebrará en Viena los días 11 y 12, pero admitió que un encuentro bilateral entre ambos "aún no está cerrado" porque las agendas están muy apretadas.

En cuanto a la delegación técnico-política que viajará a Bolivia para analizar los efectos del decreto de nacionalización y que encabezará el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, no facilitó más detalles, y sólo confió en que la misión permita tener "más elementos de juicio" sobre las posibilidades de acuerdo en el periodo de 180 días que el Gobierno de Morales ha dado a las empresas extranjeras para que se adapten a la nueva situación.

"Es un periodo de negociación en el que hay que ser prudente y tratar de conseguir que sean el diálogo y la diplomacia los que resuelvan un problema que puede afectar a los intereses españoles", admitió Moraleda.