Actualizado 11/07/2006 1:27:10 +00:00 CET

Bolivia.- Morales apoyará en septiembre en la ONU la creación de una Declaración sobre Derechos de los Pueblos Indígenas

LA PAZ, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, respaldará en la sesión ordinaria de la Asamblea General de Naciones Unidas, que se celebrará el próximo mes de septiembre, una Declaración sobre Derechos de los Pueblos Indígenas.

Según declaró ayer, lunes, a la Agencia Boliviana de Información (ABI), el viceministro boliviano de Justicia Comunitaria, Valentín Ticona, el mandatario indígena comparecerá ante el foro para defender el documento aprobado el pasado mes de junio en Ginebra, en el nuevo Consejo de Derechos Humanos (CDH).

"Pese a 22 años de luchas y al reclamo perenne de pueblos originarios para que ese texto entre en vigor, es necesario que se ratifique en el seno del organismo internacional", agregó Ticona, para después afirmar que, de adoptarse la citada norma en la sesión de la ONU, será "una avance sustancial en la defensa de las libertades elementales negadas durante siglos a los pueblos originarios".

Para el viceministro, los países firmantes del texto "estarían obligados a profundizar y reconocer las facultades de centenares de comunidades indígenas en aspectos culturales, sociales y productivos, entre otros. De ahí su importancia".

En Ginebra, esa Declaración del Consejo de Derechos Humanos fue respaldada por 30 de sus miembros, ya que sólo Canadá y Rusia se opusieron, mientras que otras 15 naciones, incluida Argentina, se abstuvieron, según informa la agencia 'Prensa latina'.

El documento reconoce el derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación y establece que deben dar su consentimiento a la explotación de los recursos naturales de sus tierras. Además, limita las actividades militares en esas zonas, y reconoce los derechos colectivos de esas comunidades, incluida la preservación de sus valores culturales y étnicos, así como la protección ante el intento de expulsarlos de sus territorios ancestrales.

Funcionarios latinoamericanos en el Consejo subrayaron que la declaración constituye un acto de reivindicación de esos pueblos, por lo que, desde ahora, esas minorías ya no lucharán por el reconocimiento de sus derechos, sino por su ejercicio.