Actualizado 18/12/2007 18:31:55 +00:00 CET

Bolivia.- Morales denuncia ante Mercosur que en Bolivia hay racistas que no aceptan que "gobierne un indígena"

El presidente pide una investigación internacional sobre la muerte de tres civiles en los incidentes en Sucre hace tres semanas

LA PAZ, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente boliviano, Evo Morales, denunció hoy ante los mandatarios del Mercado Común del Sur (Mercosur) que existen grupos minoritarios racistas que no aceptan que "gobierne un indígena" como él y que se oponen al trabajo de su Gobierno en favor de los pobres del país.

"En mi país me dijeron alguna vez que sólo los pobres podemos ocuparnos de los problemas de los pobres y como ese es mi origen creo que estoy en condiciones de ayudarles", afirmó Morales en su intervención en la XXXIV Cumbre del Mercosur que se celebra en Montevideo.

Aunque, según informa la agencia oficial ABI, confesó que como presidente su deber es gobernar para todo el pueblo boliviano, está claro que los pobres son la mayoría y los más necesitados en Bolivia. Según datos oficiales, el 53,5% de los hogares urbanos son pobres y la cifra llega hasta el 82,1% en las zonas rurales.

Según Morales, en Bolivia sigue habiendo racismo y discriminación impulsados por algunos sectores como forma de justificar los conflictos políticos y sociales. "Hay grupos que no aceptan que un indígena, un campesino, un indio gobierne", subrayó Morales.

Para el presidente boliviano, el desarrollo económico del país pasa por solucionar los problemas sociales de las mayorías campesinas e indígenas. "Si en Bolivia no resolvemos el problema social de los campesinos e indígenas, no se resolverán los problemas económicos y de desarrollo del país", advirtió.

"Saben todos que mi origen es desde la lucha como dirigente sindical y por la defensa de los derechos de los pobres e indígenas de mi país, y hoy más que nunca reivindico esas ideas y posturas", subrayó.

Por otra parte, denunció las prácticas de la oposición para desprestigiarle, tras retar a todos los prefectos (gobernadores regionales) a que se sometan a un referéndum revocatorio, igual que él y el vicepresidente, para que los bolivianos les confirmen en el cargo.

RECHAZA LAS CRITICAS DE LA OPOSICION

"Antes me acusaron de terrorista y de narcotraficante, ahora que llegué a la Presidencia me acusan de dictador", lamentó, considerando que esas acusaciones se deben a la "suciedad de la política" y a la postura del Gobierno en favor de los pobres a través de la nueva Constitución Política del Estado. "No sabía que la política era tan sucia", afirmó.

Por otra parte, aseguró que durante su Gobierno jamás se violarán los Derechos Humanos pese a las acusaciones en su contra por la muerte de tres personas en Sucre cuando la Asamblea Constituyente celebró en esta ciudad una de sus sesiones hace tres semanas. "No estamos atentando contra la democracia ni tenemos políticas que violen los Derechos Humanos", señaló.

Según Morales, hasta ahora no hay un informe forense sobre las verdaderas razones de las muertes. Por ello solicitó a los organismos internacionales que se sumen al proceso de investigación y que den un informe verdadero de lo sucedido en Sucre. "Quisiera una investigación internacional que vaya y se diga la verdad", añadió, denunciando que "hay grupos que infiltran gente (en las protestas) para matar, para querer desprestigiar al Gobierno".