Bolivia.- Morales descarta que sus acusaciones sobre los atentados de La Paz causaran "fractura" entre Bolivia y EEUU

Actualizado 27/03/2006 16:11:01 CET

LA PAZ, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente Evo Morales descartó que exista un "aislamiento" o "fractura" en las relaciones de Bolivia con Estados Unidos asegurando que, por el contrario, se busca profundizar los lazos entre ambos países a partir de su reunión en Santiago de Chile, con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice.

Los "contactos continúan" con el país norteamericano, aseguró tras participar de la inauguración de la Casa de Campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS, en el poder) en vistas a la próxima elección de constituyentes para la Asamblea Constituyente.

El mandatario aseguró que no "tiene ninguna información" respecto a una supuesta decisión del embajador de Estados Unidos en La Paz, David Greenlee, de marginarse de los preparativos que realizan las autoridades de Bolivia y Colombia para viajar a Estados Unidos y tratar el tema del mercado de la soja.

"No hay ningún aislamiento de relaciones que yo conozca, porque la fractura o aislamiento significaría que no hayan contactos; los contactos continúan, esperamos más bien profundizar estas relaciones después de las conversaciones con Condoleezza Rice", sostuvo.

El presidente Morales se reunió con Rice en Chile, país al que ambos viajaron para asistir a la investidura como presidenta de la socialista Michelle Bachelet. En el encuentro, según la agencia oficial de noticias de Bolivia, hablaron sobre diferentes temas y EEUU se comprometió ser "el mejor socio" de Bolivia.

Las informaciones de prensa sobre un supuesto distanciamiento entre Bolivia y Estados Unidos aparecieron después de que Morales repudiara la participación de un ciudadano estadounidense, identificado como Lestat Claudius de Orleáns y Montevideo, en los atentados registrados en la madrugada del pasado miércoles, en el que dos explosiones sacudieron el centro de La Paz provocando dos muertos y al menos cinco heridos.

Según el diario local 'La Prensa', la Embajada de Estados Unidos habría suspendido en forma indefinida una reunión en Washington entre el vicepresidente boliviano, Alvaro García, y el ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, con los funcionarios norteamericanos para negociar un mercado preferencial en Colombia para la soja nacional, opción cerrada por un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos.

Siempre según el citado diario, los funcionarios norteamericanos no asistieron a una reunión convocada por el Gobierno al cuerpo diplomático acreditado en La Paz y Naciones Unidas el pasado viernes para pedir cooperación en la reconstrucción de las zonas afectadas por desastres naturales. Además, el embajador Greenlee envió a un funcionario de rango bajo al acto oficial conmemorativo del Día del Mar en Bolivia.

El subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Charles Shapiro, manifestó la molestia del Gobierno del presidente George W. Bush por los comentarios de Morales, quien señaló en un acto la paradoja de que Estados Unidos proclama luchar contra el terrorismo, pero sus ciudadanos "se dedican a matar gente inocente" y sugirió a Estados Unidos investigar los antecedentes, relaciones y financiamiento del norteamericano autor confeso de los atentados.