Bolivia.- Morales pide limitar los cultivos de coca y carga contra Estados Unidos

Actualizado 12/02/2006 19:28:03 CET

LA PAZ, 12 Feb. (EP/AP) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió a los campesinos cultivadores de hoja de coca que "respeten" un convenio por el que esas plantaciones deben limitarse y al mismo tiempo atacó a los Estados Unidos por el recorte de su ayuda militar, informaron hoy los medios de comunicación.

Morales pronunció ayer un discurso de cuatro horas durante una reunión con cocaleros en la ciudad central de Cochabamba. El mandatario admitió que, pese a las declaraciones en sentido contrario de algunos de sus portavoces, realizó su gira internacional de principios de enero y antes de asumir el cargo el 22 de ese mes en aviones del Gobierno cubano y del venezolano "por razones de seguridad".

El presidente pidió ayer a los cocaleros de la zona del Chapare, donde nació a la vida política como su máximo dirigente en la década pasada, que iniciaran un movimiento para que se le conceda el Premio Nobel de la paz, según informaron los medios. "Ahí sí los gringos dejarían de molestar, amenazar, de tocarnos, seguramente", agregó.

Morales anunció que el Banco Mundial ha condonado 1.500 millones de dólares de la deuda externa boliviana, de algo menos de 4.000, aunque después, el vicepresidente Alvaro García Linera le precisó que aún no está cerrado el acuerdo.

La reunión de los cocaleros debe prolongarse hasta el próximo martes, y en ella los campesinos planificarán sus actividades para el resto del año. El presidente ha insistido en que iniciará una campaña internacional para la "despenalización de la coca".

Indicó que si Estados Unidos "quiere evitarse problemas" en Bolivia debe respetar el "cato (palabra quechua que significa 1.600 metros cuadrados de cultivo) por familia" en su bastión del Chapare, pero insistió en que los campesinos no deben ampliar las plantaciones. "Nuestra mayor contribución a la lucha contra el narcotráfico es respetar el cato de coca por familia", indicó.

Morales aludió en repetidas oportunidades a Estados Unidos, con cuyo Gobierno mantuvo una tempestuosa relación por las sospechas que Washington deslizó anteriormente de que tenía vínculos con el narcotráfico y recibía "financiamiento y orientación" de Venezuela y Cuba.