Actualizado 31/01/2011 20:03 CET

Bolivia.- Morales podría denunciar a la Convención de Viena para conseguir despenalizar el masticado de la hoja de coca

LA PAZ, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, podría denunciar la Convención de Viena sobre estupefacientes 1961 de Naciones Unidas para conseguir que la ONU despenalice el masticado de la hoja de coca y lo elimine de la lista de estupefacientes.

Morales hizo estas declaraciones con los jefes de las misiones diplomáticas acreditadas en Bolivia donde presentó la enmienda enviada a la ONU para lograr la despenalización del masticado de la hoja de coca también conocido como 'Akhulliku'.

El mandatario lamentó que debido a la falta de información en algunos países aún "se confunda la hoja de coca con la cocaína" y que "a los productores de este cultivo con narcotraficantes y a las poblaciones que usan la coca en su estado natural como dependientes".

Será este martes cuando el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU concluya su informe sobre una posible enmienda presentada por Bolivia el 31 de julio de 2009 al artículo 41 de la Convención de Viena, que establece un plazo de 25 años para eliminar el masticado a nivel mundial como una forma de luchar al narcotráfico, según informa el diario local 'La Jornada'.

Por su parte, el embajador ante la ONU, Pablo Solón, declaró a la prensa internacional que Bolivia no busca que se retire a la hoja de coca de la lista de drogas, sino que se pretende demostrar ante el Organismo que masticar la coca no provoca problemas de salud y que, por el contrario, es medicinal.

Muchos han sido los países que han brindado su apoyo a Bolivia tal y como explicó el ministro de Exteriores de este país, David Choquehuanca, que precisó que entre los apoyos se encontraban España, además de Egipto y Macedonia.

En un presentación en Madrid la semana pasada, la embajadora de Bolivia en España, Carmen Almendras, defendió que para los bolivianos "la coca es una hoja sagrada, bondadosa y para la humanidad" es beneficiosa para aplicaciones en el ámbito de "la medicina y la nutrición".

En cuanto a los pueblos indígenas donde esta práctica está considerada tradicional y cultural, Bolivia ha recibido el respaldo de Colombia, Cuba, Ecuador, Perú, Chile, Nicaragua, Venezuela y Argentina.

Choquehuanca dio a conocer la semana pasada un estudio sobre la hoja de coca en el que se establece que esta planta posee propiedades medicinales y alimenticias y criticó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no publicar la investigación.

A la espera de la resolución de la ONU bastaría con que solamente uno de los 190 miembros de la organización no respaldase la enmienda de Bolivia para que se mantuviese en la Convención de Viena.

Por el contrario, países como Estados Unidos, Reino Unido y Suiza no apoyan la enmienda de despenalización, lo que supondría que la determinación final se tomaría en febrero ya que el organismo de la ONU podría analizar las objeciones a la enmienda hasta el 18 de febrero.

El masticado de la hoja de coca fue penalizado en la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961, la cual

expresa su respeto hacia esta práctica milenaria en aquellos países donde existe suficiente evidencia histórica.

Este año 2011 se cumple estos 25 años, por lo que algunas organizaciones sociales permanecen a la espera de la determinación de Naciones Unidas, informa la agencia ABI.

Tras la votación, si es positiva, la despenalización se eliminará a escala internacional a partir del 31 de enero de 2011, debido a que la coca --según el presidente Morales-- en su estado natural, es un medicamento contra la diabetes, alimento y medicina para otros males.

Actualmente existen 12.000 hectáreas en las que se cultiva esta planta de las cuales 7.000 están destinadas al consumo tradicional, pero la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) asegura que son más de 30.000, convirtiendo a Bolivia en el tercer productor mundial de coca, informan medios locales.