Publicado 18/12/2021 02:47CET

Bolivia.- Nuevas protestas en Bolivia aumentan la tensión entre el oficialismo y la oposición

Archivo - Una pareja labra en Bolivia
Archivo - Una pareja labra en Bolivia - SPENCER PLATT - Archivo

MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de personas ha protestado este viernes frente a la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía de Santa Cruz (Cadepia) y ha impedido la supuesta llegada del expresidente de Bolivia, Evo Morales, y del presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, mientras la Policía boliviana ha intentado dispersar a los manifestantes con gases lacrimógenos, tras producirse un clima de tensión en los alrededores del edificio.

Tanto Evo Morales, líder del Movimiento al Socialismo (MAS), como Andrónico Rodríguez, presidente del Senado, "estaban invitados al acto preparado para este mediodía en Cadepia", ha confirmado la ejecutiva de los Comités Cívicos Populares de Bolivia, Rosana Molina, según informaciones recogidas por el diario boliviano 'El Deber'.

A su juicio, "se trataba de celebrar un año más de vida de los Comités Cívicos Populares de Bolivia". Sin embargo, las protestas en las inmediaciones de Cadepia han obligado a suspender el acto.

En este contexto, el ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, ha reivindicado la libertad de reunión que poseen los bolivianos, mientras que los opositores han denunciado una actitud "servil" de la Policía para respaldar a actores del oficialismo.

"Es importante aclarar que todas las bolivianas y bolivianos que deseen reunirse tienen la libertad de hacerlo. Por tal motivo, las protestas violentas en inmediaciones de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía de Santa Cruz son injustificadas. La libertad de reunión y asociación está asegurada en nuestra Constitución Política del Estado", ha publicado Castillo en las redes sociales.

La tensión entre el oficialismo y la oposición es máxima en Bolivia, especialmente en los departamentos de Potosí y Santa Cruz. Ambos concentraron la mayoría de las últimas protestas antigubernamentales, que se oponían a una ley contra el blanqueo de capitales que finalmente fue derogada.