Publicado 13/12/2020 14:14CET

Bolivia.- La oposición boliviana, dispuesta a un "acuerdo nacional" y valora que Arce no sea "emperador" como Morales

El expresidente de Bolivia y dirigente opositor Carlos Mesa
El expresidente de Bolivia y dirigente opositor Carlos Mesa - Marcelo Perez del Carpio/dpa - Archivo

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder de la oposición boliviana, Carlos Mesa, ha manifestado su voluntad de llegar a un "acuerdo nacional" con el gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) "si demuestra buena fe". Además, ha valorado que el nuevo presidente boliviano, Luis Arce, haya dejado de lado el "sentido de emperador" de Evo Morales.

"Lo simbólico no es poco importante. Yo diría que el presidente Arce está tratando de diferenciarse del sentido de emperador que tenía el presidente Morales", ha afirmado Mesa en una entrevista publicada por el diario 'Página Siete'.

Mesa se ha mostrado dispuesto a negociar un "acuerdo nacional" con el MAS de Arce y Morales principalmente para reformar la Justicia y la norma sobre mayorías parlamentarias.

"Compartimos que es necesario un acuerdo nacional, pero en términos que no se nos metan de contrabando trampitas para seguir controlando un poder judicial. Si la buena fe del MAS se demuestra, nosotros estamos en la línea de construir un acuerdo nacional", ha apuntado.

Además, ha indicado que la restitución de los dos tercios de mayoría parlamentaria para reformas constitucionales sería una condición para un acuerdo en la reforma judicial.

En particular ha señalado que pedirán al Gobierno que "que no aprovechen estos meses previos a la reforma de la justicia para terminar su ajuste de cuentas, que es inaceptable, que muestra autocracia y un control vergonzoso de la justicia, y no vamos a avalarlo".

"No puede continuar la persecución política y menos pretender juzgar a quienes teóricamente podrían tener alguna responsabilidad con este sistema judicial, empezando por el juicio sobre el gobierno de (la presidenta interina Jeanine) Áñez. Pretender que ese gobierno va a ser juzgado por esta justicia es simplemente llevarlos al cadalso porque esta justicia está al servicio del MAS", ha señalado en defensa de la presidenta instaurada tras la salida de Morales del poder, en noviembre de 2019.

Sin embargo, ha defendido investigar la represión violenta de las protestas contra el Gobierno de Áñez. "¿Hay que investigar? Sí. ¿Hay que administrar justicia?, sí. ¿Hay víctimas?, sí. Hay una responsabilidad política y militar, la hay, fue desproporcionada, fue excesiva, hubo una responsabilidad de parte de quienes hicieron" las protestas, ha argumentado.

En cualquier caso ha subrayado que en la salida de Evo Morales de Bolivia "no hubo golpe" y por ello ha argumentado que fue el propio MAS el que "legitimó la anulación de las elecciones" de octubre en el Parlamento, el que reconoció al gobierno de Áñez. "Si hubo golpe de Estado, ¿por qué no le devuelven el gobierno de Evo Morales?", ha planteado.