Actualizado 04/09/2006 23:49:50 +00:00 CET

Bolivia.- Podemos pide a la OEA y la UE que hagan un seguimiento del desarrollo de la Asamblea Constituyente

El Gobierno contesta que la oposición pretende favorecer la intromisión extranjera contra la soberanía de Bolivia

LA PAZ, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ex mandatario boliviano y presidente del partido Podemos, Jorge Quiroga, envió hoy una carta al presidente del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país, Ellsworth I.A. John, y otra a la jefa de la Misión de Observadores de la Unión Europea, Monica Frassoni, pidiendo que se conforme una misión especial para que realizar un seguimiento del desarrollo de la Asamblea Constituyente.

Quiroga denunció que el mandatario, Evo Morales, trata de forzar la aprobación de un reglamento interno de debates que abre la posibilidad de ratificar las reformas constitucionales con mayoría absoluta de los constituyentes y asignarle así a la Asamblea atribuciones de "plenipotenciaria" y "por encima" de los poderes constituidos, lo que, en su opinión, "atenta contra el Estado de Derecho y pone en riesgo la unidad del país".

Según Quiroga, "por disposición de la Constitución Política en vigencia, de la Ley Especial número 3.364 de Convocatoria a la Asamblea Constituyente, y de acuerdo con la doctrina constitucional boliviana", las reformas de la Constitución deben aprobarse por al menos dos tercios de los votos de la Asamblea "para garantizar un margen mínimo de concertación".

"El artículo 3 de la Ley 3364 determina que la Asamblea 'no interferirá el trabajo de los poderes constituidos, los que seguirán ejerciendo sus funciones de manera sostenida'", agregó, según informa la agencia 'Bolpress'.

MOVILIZAR A "SINDICATOS RADICALES"

Por otra parte, Quiroga denunció que el Gobierno está promoviendo "desde hace varios días movilizaciones de sindicatos radicales afines al Movimiento al Socialismo (MAS) para presionar y amedrentar a los asambleístas y forzar, de ese modo, la aprobación del futuro texto constitucional por mayoría absoluta, violando la normativa boliviana vigente".

El presidente de Podemos opinó que tras las elecciones generales anticipadas de diciembre de 2005, que dieron un claro triunfo al Movimiento Al Socialismo (MAS), la población boliviana en general creyó que con ello se ponía fin a la convulsión social y confrontación que vivió el país durante los últimos años.

"Pero la convivencia democrática y pacífica que creíamos haber alcanzado tropieza ahora con actitudes e imposiciones del propio presidente (Evo) Morales que atentan contra la legalidad y legitimidad de la Asamblea Constituyente, instalada el pasado 6 de agosto en la cuidad de Sucre", aseveró.

RESPUESTA DEL GOBIERNO

Por su parte, el portavoz del Gobierno, Alex Contreras, afirmó que la petición de Quiroga a la OEA y la UE "es parte de una confabulación contra ese evento refundacional, promoviendo una eventual intromisión extranjera y afectando su soberanía".

Contreras consideró que el ex presidente "busca los argumentos jurídicos ante el Tribunal Constitucional para hacer ver a la Asamblea Constituyente como ilegal", y denunció que desde su inauguración el pasado 6 de agosto "ha iniciado una confabulación mediática para hacer que fracase".

A su juicio, las declaraciones de Quiroga tienen el objetivo de hacer creer que en Bolivia existe un "clima de confrontación, cuando se han solucionado todas las demandas de los sectores a excepción del de magisterio".

Por último, Contreras descartó la posibilidad de un posible retorno de los observadores de la OEA, porque, según subrayó, dicha entidad internacional "tiene atribuciones específicas para observar procesos electorales y en Bolivia no hay elecciones de ninguna naturaleza".