Publicado 16/10/2021 07:03CET

Bolivia.- La Procuraduría de Bolivia descarta el fraude tras concluir la revisión de las actas de las elecciones de 2019

Archivo - Imagen de archivo de protestas tras la renuncia a la presidencia de Bolivia de Evo Morales por presuntas irregularidades.
Archivo - Imagen de archivo de protestas tras la renuncia a la presidencia de Bolivia de Evo Morales por presuntas irregularidades. - CLAUDIO SANTISTEBAN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El Gobierno de Bolivia llama a "cerrar la discusión y debate jurídico" sobre el supuesto fraude

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El procurador general de Bolivia, Wilfredo Chávez, ha concluido este viernes la revisión de las actas anuladas en las elecciones de octubre de 2019 y ha descartado que existiese fraude electoral.

"Puedo decir en este momento con total franqueza que no existió fraude electoral en las elecciones de 2019 y que Bolivia no es un país fraudulento", ha aseverado Chávez tras la conclusión de la revisión de actas que se inició el lunes.

El proceso de revisión de 34.555 actas se ha llevado a cabo por parte de estudiantes de la Universidad Pública de El Alto en un "análisis acta por acta" que demuestra "que no hubo fraude" en las elecciones.

"Podemos decir al pueblo boliviano que el único engañado de todo ese proceso ha sido infelizmente el pueblo, la única burlada ha sido la democracia que la hemos recuperado en las elecciones de 2020", ha agregado, informa el medio boliviano 'La Razón'.

En este sentido, Chávez ha arremetido contra la Organización de Estados Americanos (OEA) que hizo un informe de los comicios y apuntó a irregularidades. "Que nos diga (la OEA) si ha analizado las 34.555 actas electorales ¡Mentira, no lo han hecho! Su observación llega a 226 actas, ni siquiera una muestra, algo ridículo para querer estigmatizar de fraude electoral", ha criticado.

CERRAR EL "DEBATE" DEL FRAUDE

Por otro lado, después de que recientemente la Fiscalía haya cerrado el caso del presunto fraude electoral y el Tribunal Constitucional haya declarado que la autoproclamación como presidenta de la ahora reclusa Jeanine Áñez no se ajustó a la legalidad, el Gobierno ha aseverado que es hora de "cerrar esta página de discusión y debate jurídico".

Así lo ha expresado el ministro de Justicia, Iván Lima, quien ha recalcado que en el país "hubo un golpe de Estado" y "no existe ningún fraude electoral".

Sobre la decisión del Constitucional, ha recordado que "no admite ninguna apelación, no hay ninguna instancia que pueda revisar esta decisión". "Lo que ha ocurrido en el país con la autoproclamación de Jeanine Áñez es un golpe de Estado, es una vulneración flagrante al artículo 169 (de sucesión) de la Constitución", ha detallado.

Tras acusaciones de fraude en los comicios de 2019, las partes involucradas en el proceso electoral accedieron a que la OEA realizara una auditoría con la que detectó "irregularidades". El entonces presidente, Evo Morales, dimitió el 10 de noviembre --apenas tres semanas después de la celebración de los comicios-- en medio de una ola de violencia que dejó más de 30 muertos.

En su lugar, la que entonces era la 'número dos' del Senado, Jeanine Áñez, se proclamó presidenta interina para llenar el vacío de poder en el país sudamericano.

Bolivia volvió a celebrar elecciones presidenciales el 18 de octubre, fecha pospuesta en varias ocasiones a causa de la pandemia de la COVID-19. En los comicios, el actual presidente del país, Luis Arce, candidato del partido de Morales, Movimiento Al Socialismo (MAS), ganó los comicios en primera vuelta, con más del 55 por ciento de los votos.

Por su parte, Áñez se encuentra en prisión preventiva desde el mes de marzo acusada de sedición, terrorismo, conspiración y genocidio, entre otros delitos, por su rol en el marco de dicha crisis postelectoral.