Publicado 05/03/2021 13:39CET

Bolivia.- El sector sanitario de Bolivia amenaza con "radicalizar" la huelga después de 20 días de paro

Archivo - Una de las entradas de un hospital en la ciudad de El Alto, Bolivia, durante la crisis sanitaria de la COVID-19.
Archivo - Una de las entradas de un hospital en la ciudad de El Alto, Bolivia, durante la crisis sanitaria de la COVID-19. - CHRISTIAN LOMBARDI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sector sanitario de Bolivia, en huelga desde hace 20 días, ha amenazado con "radicalizar" las protestas, que buscan derogar la Ley de Emergencia Sanitaria.

Según la información recogida por el diario local 'La Razón', los sanitarios han anunciado una nueva reunión para retomar con mayor "radicalidad" las protestas desde el lunes. Los médicos han suspendido las movilizaciones de cara a las elecciones regionales, que tendrán lugar el domingo.

Por su parte, el Gobierno de Bolivia ha insistido en que el 80 por ciento de los servicios públicos de salud atienden con "normalidad" a la ciudadanía. En este sentido, el ministro de Salud, Jeyson Auza, ha pedido no generalizar, ya que todos los médicos no participan en la huelga. "Por respeto a esos profesionales que trabajan debemos evitar generalizar, expresar nuestro reconocimiento a ellos", ha dicho.

El sector médico de Bolivia ha extendido durante 15 días la huelga con la que pretenden que se derogue la nueva normativa, aunque se comprometieron a "reforzar los servicios de emergencia y atención de COVID-19 en todo el sistema nacional". El Gobierno boliviano, por su parte, ha afeado la huelga, señalando que representará un "obstáculo" para la campaña de vacunación contra la COVID-19.

Los médicos reclaman la redacción de una nueva Ley de Emergencia Sanitaria que cuente con su aval, pues, a su juicio, la actual atenta contra sus derechos.

La normativa no habría sido consensuada con las organizaciones de trabajadores de la salud, lo que ha abierto un nuevo capítulo al pulso entre médicos y Gobierno, plagado de ultimátums para aprobar una ley sanitaria por parte del oficialismo y de la contraparte, representada por el Consejo Nacional de Salud.

Los trabajadores sanitarios lamentan que esta nueva ley vulnera la Constitución y, además, que no se les haya tenido en cuenta para su elaboración.