Publicado 17/12/2020 01:08CET

Bolivia.- El Tribunal de Justicia de La Paz avala el archivo de la denuncia contra Morales por supuesto fraude electoral

El expresidente de Bolivia Evo Morales y el que era su vicepresidente Álvaro García Linera.
El expresidente de Bolivia Evo Morales y el que era su vicepresidente Álvaro García Linera. - 2020 GETTY IMAGES / GASTON BRITO MISEROCCHI

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal de Justicia de La Paz, Jorge Quino, ha descartado presentar un recurso de apelación contra la decisión de la juez anticorrupción Claudia Castro de anular el proceso penal contra el expresidente Bolivia Evo Morales (2006-2019) por el supuesto fraude electoral cometido en las elecciones de 2019, en las que se impuso con el 47 por ciento de los votos.

"Tanto el informe interno del Tribunal Supremo Electoral y el del Tribunal Electoral Departamental, según la juez, no habían concluido y menos habría existido en estos informes preliminares los elementos constitutivos para la existencia de un fraude electoral en las elecciones de octubre de 2019", ha explicado Quino.

Asimismo, Quino ha señalado que tanto en los informes presentados por el Tribunal Supremo Electoral como en los de la Organización de Estados Americanos (OEA) no existe "constancia de algún elemento de prueba del denunciado fraude".

La magistrada anticorrupción Claudia Castro decidió hace unos días archivar cualquier tipo de actuación penal contra Morales y el resto de figuras del Movimiento al Socialismo (MAS), como el exvicepresidente, Álvaro García Linera, o el exministro de Gobierno, Carlos Romero.

Castro dispuso "la suspensión del proceso penal y en consecuencia el archivo de actuaciones jurisdiccionales y fiscales", ya que "declara fundado el incidente de actividad procesal defectuosa en parte".

La OEA se hizo eco de las quejas presentadas por uno de los perdedores de los comicios de octubre de 2019, el también expresidente Carlos Mesa (2003-2005), ante un supuesto fraude electoral cometido por Morales y los suyos, emitiendo una denuncia en la que se señalaban "irregularidades" en el sistema de conteo rápido de los votos, pese a que este mecanismo tiene tan solo un valor informativo y no afecta al cómputo oficial.

Estas presiones, sumadas a las ejercidas por parte de las Fuerzas Armadas, provocaron no sólo la salida de Morales de Bolivia, sino el encarcelamiento de algunas figuras de sus anteriores gobiernos y un clima de inestabilidad política y social durante todo un año, en el que se produjeron violentas protestas.

Finalmente, tras varios retrasos motivados por la crisis del coronavirus, que fueron vistos desde el entorno de Morales como un intento del por entonces Gobierno interino de Jeanine Áñez de permanecer en el cargo más tiempo del dispuesto, se celebraron elecciones el pasado 18 de octubre, en las que el MAS, liderado en esta ocasión por Luis Arce, logró imponerse con el 55 por ciento de los votos.