Publicado 16/06/2020 02:53CET

Bolivia.- El TSE de Bolivia presenta una demanda por "comisión de delitos electorales" en los comicios de 2019

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia - TWITTER / @TSEBOLIVIA - Archivo

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia ha presentado ante la Fiscalía una demanda contra los "autores, cómplices, instigadores y/o encubridores" de la "presunta comisión de delitos electorales" durante los comicios celebrados en 2019, que derivaron en la dimisión del expresidente Evo Morales, con el objetivo de "contribuir al esclarecimiento de los hechos" ocurridos.

La demanda, presentada la semana pasada pero hecha pública este lunes, se refiere específicamente a los delitos de falsificación de documentos o uso de documentos falsificados, manipulación informática y alteración y ocultación de resultados, todos ellos previstos en la Ley 026 del Régimen Electoral boliviano.

Además, también alude a los delitos de corrupción de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes e incumplimiento de deberes, establecidos en el Código Penal, "todos resultantes de la realización del proceso electoral Elecciones Generales 2019", según un comunicado difundido por la autoridad electoral boliviana.

La dimisión de Morales se produjo después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) detectara irregularidades en el proceso electoral, celebrado el 20 de octubre, lo que confirmó el "gigantesco fraude" que había denunciado la oposición boliviana.

El líder indígena considera que es víctima de un "golpe de Estado" porque dimitió después de que así se lo sugirieran las Fuerzas Armadas y la Policía. En un primer momento huyó a México pero, tras una breve estancia en Cuba, recaló en Argentina, donde está en calidad de refugiado. Por su parte, la actual presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, asumió el cargo en su calidad de titular del Senado.

El MAS de Morales y el nuevo oficialismo llegaron a un acuerdo en el Congreso para celebrar unas nuevas elecciones presidenciales el 3 de mayo vetando expresamente a Morales. Sin embargo, la crisis derivada de la pandemia del coronavirus ha obligado a posponer la fecha de los nuevos comicios, con los que Bolivia aspira a zanjar la crisis política en la que vive desde el 20 de octubre.

Áñez ha asegurado que cumplirá con lo que decidan sobre las nuevas elecciones la presidenta del Senado, Eva Copa, y TSE, pero aún no ha promulgado el Proyecto de Ley 691, aprobado por el Parlamento y que fija las próximas elecciones presidenciales para el 6 de septiembre.