Actualizado 12/01/2006 17:37:31 +00:00 CET

Bolivia.- El vicepresidente electo dice que futuros acuerdos con FMI se harán con Morales "bajo el principio de sobería"

LA PAZ, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente electo de Bolivia, Alvaro García Linera, aseguró ayer que la nueva relación y los acuerdos que el próximo Gobierno del país pueda alcanzar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) serán "bajo el principio de soberanía" sobre todas las cosas.

Actualmente el país tiene suscrito con el organismo internacional un acuerdo a corto plazo que se encuentra en 'stand by' y que finaliza el próximo mes de marzo, por lo que el Gobierno entrante, que será presidido a partir del 22 de este mes por Evo Morales, deberá negociar un nuevo convenio.

Hasta el momento el país no ha podido firmar con el FMI un acuerdo a largo plazo debido a que no tiene definidos los contratos futuros con las empresas petroleras que trabajan en el país, para que garanticen ingresos sostenibles en el tiempo por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH). Tampoco se ha puesto en ejecución la nueva Estrategia Boliviana de Reducción de la Pobreza.

Linera informó de que el equipo económico del Movimiento Al Socialismo (MAS, el partido de Morales) ya se reunió en varias oportunidades con el representante del FMI en Bolivia, Simón Cueva. En estos encuentros, según indicó, se constató que existe la más amplia voluntad de parte del nuevo Gobierno de Bolivia para dialogar con el organismo internacional, pero siempre bajo los principios de soberanía y dignidad del país.

Es en ese marco, las nuevas autoridades económicas que sean posesionadas, una vez que asuma el mando el líder cocalero, se encargarán de definir la negociación que se ponga en marcha con el FMI y que podría pasar por la firma de un nuevo acuerdo 'stand by' o uno de largo plazo con el Fondo.

Además, se tiene previsto que el nuevo mandatario boliviano se reúna con los representantes del organismo multilateral de crédito un día antes o después de su posesión, indicó Linera.

El futuro Gobierno, según el vicepresidente electo, descartó la medida que el FMI viene sugiriendo al país hace un par de años para implementar un Impuesto a los Salarios. Sin embargo, tendrá en cuenta la posibilidad de aplicar un Impuesto a la Riqueza que formará parte del futuro debate en el Congreso.