Publicado 23/12/2020 22:46CET

Bosnia.- Un incendio destruye un campo de refugiados de Bosnia y obliga a miles de migrantes a dormir al aire libre

Refugiados sirios con sus hijos en Presevo (Serbia)
Refugiados sirios con sus hijos en Presevo (Serbia) - JONATHAN HYAMS/SAVE THE CHILDREN - Archivo

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Miles de migrantes han tenido que dormir al aire libre después de que un incendio haya destruido el campo de refugiados ubicado en Bosnia donde vivían, según ha informado este miércoles la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La OIM, que ha detallado que está incrementando su apoyo para brindar asistencia a los migrantes, ha detallado que la emergencia humanitaria ha tenido lugar en el campo de Lipa, gestionado por las autoridades locales con apoyo del organismo, y que, como resultado del fuego, ha tenido que cerrar.

"Este campo se construyó a principios de año en respuesta al hacinamiento y las insalubres condiciones de otros lugares", ha explicado Peter Van der Auweraert, el jefe de la misión de la OIM en Bosnia, que se ha convertido en un cuello de botella debido a las personas que intentan ingresar a Europa.

"Por varias razones, la mayoría políticas, nunca se conectó a un suministro de agua y electricidad y nunca ha sido preparado para el invierno", ha agregado. "Ahora, con el incendio, nunca lo será", ha lamentado.

La OIM ha indicado que días de negociaciones en relación al futuro del campo terminaron sin una solución, lo que significó que 1.400 personas se unirían al creciente número de personas que ya duermen al raso en Una Santa Canton, en la frontera de Bosnia con Croacia, que sí es miembro de la Unión Europea.

Ahora, el organismo dependiente de la ONU estima que otros 1.500 migrantes, solicitantes de asilo y refugiados --incluidos mujeres y niños-- se quedarán varados en campamentos forestales cercanos. En total, la falta de una solución "inmediata" a la situación ha elevado el número de personas que necesitan ayuda "urgentemente" a casi 3.000, de acuerdo con los datos de la OIM.

Con el campo de Lipa cerrado, la ONU ha expresado su "preocupación" por la situación y ha prometido apoyar los esfuerzos para hallar una solución al respecto.

En un comunicado, han solicitado a las autoridades bosnias que garanticen que el campo se prepare para el invierno y que, mientras se lleva a cabo este trabajo, se ofrezca a los migrantes opciones de refugio alternativas, mientras las temperaturas continúan descendiendo.

Ropa cálida, sacos de dormir, alimentos y kits de higiene ya han sido distribuidos a los 1.500 migrantes que se han quedado sin refugio por el incendio gracias a la OIM, la Cruz Roja y el Consejo Danés para los Refugiados. "Este es un escenario de pesadilla: estas personas deberían estar a cubierto en condiciones cálidas, como el resto de Europa está haciendo en esta época navideña", ha aseverado Van der Auweraert.