Una abogada recibe amenazas del entorno de Cunha y deja el caso Petrobras

Actualizado 31/07/2015 11:01:00 CET

RÍO DE JANEIRO, 31 Jul. (Notimérica) -

   La abogada Beatriz Catta Preta, defensora de nueve delatores de la 'Operación Lava Jato' de Petrobras, deja el caso y abandona la profesión después de haber recibido amenazas del entorno del presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha (Partido del Movimiento Democrático de Brasil, PMDB), según ha confesado este jueves en televisión.

   Según su versión, las presiones aumentaron después de que uno de sus clientes, el consultor Júlio Camargo, asegurara a la Policía que en 2011 se reunió con Cunha, y que éste le exigió cinco millones de dólares si quería que salieran adelante unos contratos con Petrobras.

   Desde que Camargo hizo esa confesión Catta Preta ha recibido amenazas indirectas y han aumentado "los intentos de intimidación" hacia ella y su familia, lo que le han llevado a tomar una difícil decisión; acabar con su trayectoria en la abogacía y cerrar su bufete, según ha explicado este jueves ante las cámaras del Jornal Nacional, de la TV Globo.

   Después de pasar los últimos 34 días de vacaciones con su familia en Miami, Catta Preta ha aseverado que las presiones vienen de dos diputados que integran de la comisión parlamentaria que investiga el caso Petrobras y que votaron a favor de que compareciera en el Congreso para explicar los honorarios que estaba recibiendo de sus clientes, algo que fue duramente criticado por la Orden de los Abogados Brasileños (OAB).

   Catta Preta también ha añadido que Camargo no implicó antes a Cunha en la trama porque tenía "miedo" de acercarse a una figura tan importante a nivel institucional, y ha subrayado que la acusación tiene todo el fundamento, ya que se base en documentos y pruebas que ya han sido entregados a la Policía.

Para leer más