Publicado 24/04/2020 23:38CET

Brasil.- Bolsonaro arremete contra el exministro de Justicia y lo acusa de "estar más atento a su ego que al país"

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. - Anderson Riedel/Prensa Planalto/ DPA

Asegura que Moro estaba de acuerdo con sustituir a Valeixo si su salida se producía tras ser nombrado miembro del Supremo

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha arremetido este viernes contra el ahora exministro de Justicia Sergio Moro y lo ha acusado de "estar más atento a su ego que al país" después de que éste renunciara al cargo.

"Hoy conocerán a esa persona que tiene un compromiso consigo mismo, con su ego y no con Brasil", ha espetado el mandatario durante una rueda de prensa en la que ha alertado de que esa persona (Moro) "buscará poner una cuña entre el pueblo brasileño y el presidente".

Las palabras de Bolsonaro, que ha garantizado que "restaurará la verdad", han tenido lugar después de que el antiguo juez federal presentara su dimisión después de recriminar al presidente su "injerencia política" en la Policía Federal, donde el mandatario tiene previsto nombrar a una persona afín en sustitución a Mauricio Valeixo, hombre de confianza del propio Moro.

Sobre una posible injerencia, Bolsonaro ha tratado de despejar cualquier tipo de duda al respecto y ha asegurado que nunca le pidió "que le protegiera allá donde fuera ni que protegiera a su familia". "Nunca haría eso", ha manifestado.

Asimismo, ha recalcado que no tiene que pedir permiso ni autorización a nadie para "cambiar al jefe de la Policía Federal ni a ningún otro miembro del poder ejecutivo", según informaciones del portal de noticias G1.

Además, el presidente ha indicado que Moro habría estado de acuerdo con sustituir a Valeixo, siempre y cuando tal cambio se produjese "después del mes de noviembre" y cuando fuese nombrado miembro del Tribunal Supremo.

Sin embargo, este mismo viernes y horas después de que se publicase el cese de Valeixo, Moro confirmó su decisión de dejar el cargo.

El exjuez explicó entonces y tras reunirse con Bolsonaro que le había dicho al presidente que no tenía "ningún problema" en cambiar al director de la Policía si existe una razón justificada, por ejemplo "un error grave" por parte de Valeixo.

"El presidente me dijo que quería colocar una persona afín, que le pudiese pasar informaciones, informes de Inteligencia. El papel de la PF no es facilitar ese tipo de información", ha advertido Moro. Según el ministro saliente, el propio Bolsonaro le reconoció que suponía una injerencia.

Moro también ha aclarado que, en contra de lo que aparece en el boletín oficial, él no firmó el cese del jefe de la Policía, al igual que tampoco fue Valeixo quien puso su cargo a disposición de Bolsonaro, como ha sugerido el presidente en un mensaje de Twitter en el que resalta precisamente esta supuesta petición.

OLA DE CRÍTICAS POR PARTE DE PARTIDOS

Los principales líderes de los partidos políticos brasileños han lamentado la dimisión de Moro y han expresado su preocupación por las acusaciones vertidas contra Bolsonaro sobre su intención de mermar la independencia de la Policía Federal.

El jefe del bloque del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, principal fuerza de centroderecha), Carlos Sampaio, ha considerado "lamentable" que en un momento de crisis, el Gobierno pierda a "un aliado de tamaña envergadura moral", según recoge la web oficial de la Cámara de Diputados brasileña.

La líder del Partido Social Liberal (PSL, al que pertenecía Bolsonaro), Joice Hasselmann, considerada meses atrás mano derecha del mandatario, ha afirmado que la salida de Moro demuestra que el Gobierno "traicionó al Ministerio de Justicia" y que Bolsonaro quiere proteger a sus hijos de "los delitos que cometieron".

El Partido Nuevo, por su parte, ha resaltado que es un día triste para la lucha contra la corrupción en Brasil, mientras que el diputado Paulo Ganime ha alabado a Moro por no aceptar una interferencia política en la Policía Federal.

El líder del centrista Movimiento Democrático de Brasil, el partido del expresidente Michel Temer (2016-2018), Luiz Felipe Baleia Rossi, ha lamentado el momento de "turbulencia" en un momento en que el país debería estar centrándose en salvar vidas ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Los partidos opositores han pedido la dimisión de Bolsonaro: la jefa del bloque del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Fernanda Melchionna, ha pedido la apertura inmediata de un proceso de destitución contra Bolsonaro.

"Moro hizo acusaciones muy graves contra Bolsonaro, ya hay motivos de sobra para un 'impeachment'", ha señalado.

La principal fuerza de la izquierda brasileña, el Partido de los Trabajadores (PT), cree que el movimiento 'Fuera, Bolsonaro' es ahora "más necesario que nunca", en palabras del diputado José Guimarães.

INSATISFECHO CON LA GESTIÓN DE BOLSONARO

Moro ha puesto fin así a un año y cuatro meses al frente del Ministerio de Justicia, al que llegó procedente de la carrera judicial. Su nombre se asocia en estos últimos años a una condena por corrupción contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, puesta en cuestión tras la difusión de unas escuchas del propio Moro.

Aunque se ha erigido como el ministro más popular del Gobierno de Bolsonaro, con una mayor aprobación que el propio presidente, según una encuesta de Datafolha, Moro ha acumulado varias derrotas desde su llegada al cargo.

El ministro se ha mostrado recientemente insatisfecho por la gestión de Bolsonaro de la lucha contra el coronavirus y ha respaldado en alguna ocasión al ahora exministro de Sanidad Luiz Henrique Mandetta, que dejó el Gabinete tras diversos encontronazos con el presidente por sus diferencias sobre las medidas a tomar para frenar la expansión del virus.