Bolsonaro deja las decisiones sobre tierras indígenas en manos del sector agrícola

Actualizado 20/06/2019 8:33:27 CET
Brasil.- El Senado de Brasil bloquea el decreto de Bolsonaro que facilita la posesión de armas
Fã¡bio Vieira/FotoRua via ZUMA / DPA

BRASILIA, 20 Jun. (Reuters/EP) -

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha promulgado un nuevo decreto este miércoles que deja las decisiones sobre los reclamos de tierras indígenas en las manos del Ministerio de Agricultura, cuatro semanas después de que el Congreso rechazara una propuesta que buscan grupos de presión del sector agrícola.

El decreto temporal nuevamente quita las decisiones sobre demarcación de las tierras de reservas a la agencia de asuntos indígenas, la Fundación Nacional del Indio (Funai), y las devuelve al Ministerio de Agricultura.

El decreto entra en vigor inmediatamente, pero requiere la aprobación del Congreso dentro de 120 días. Si el Congreso no lo aprueba antes de ese plazo, expirará.

Bolsonaro, un excapitán de Ejército, ha alarmado a antropólogos y ambientalistas al proponer asimilar a los 800.000 indígenas del país a la sociedad brasileña.

El presidente asegura que quiere abrir las tierras de las reservas a la agricultura y la minería, incluso en la selva del Amazonas, y que las tribus indígenas deberían poder participar en actividades comerciales y cobrar regalías a las compañías mineras.

Su insistencia en un tema que ya fue votado irritó a algunos legisladores, pero el sector conservador que tiene la mayoría en la Cámara baja, liderado por representantes de estados agrícolas, aprobaría el decreto.

Líderes indígenas y grupos defensores de Derechos Humanos han rechazado la decisión del presidente. El Conselho Indigenista Missionário ha indicado que era una violación "flagrante" a la Constitución de Brasil, que defiende los derechos de los indígenas sobre sus tierras ancestrales.

Ambientalistas dicen que las tierras son la mejor forma de detener la destrucción la selva del Amazonas, considerada por muchos como la mejor defensa natural contra el cambio climático debido a que sus árboles absorben enormes cantidades de dióxido de carbono.

Bolsonaro y líderes del sector agrícola interesados en profundizar las fronteras agrícolas al interior de la selva amazónica se han quejado de que los pueblos indígenas de Brasil representan menos de un 1 por ciento de la población y ocupan un 13 por ciento del territorio.

El año pasado, Joenia Wapichana del partido Red de Sostenibilidad se convirtió en la primera mujer indígena electa al Congreso de Brasil. La agrupación presentó un recurso judicial pidiendo al Tribunal Supremo Federal que anule el decreto debido a que el Legislativo ya votó el asunto.

Contador

Para leer más