Brasil.- Bolsonaro pide a Moro que investigue el testimonio del portero que le implica en el crimen de Marielle Franco

Publicado 30/10/2019 16:44:51CET
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro - Jose Dias/Palacio Planalto/dpa

El mandatario brasileño amenaza a Globo con retirarle la licencia para operar como medio de comunicación

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha pedido este miércoles a su ministro de Justicia, Sergio Moro, que ordene a su vez a la Policía Federal que investigue el testimonio del portero de una urbanización en la que vivió en Río de Janeiro cuando era diputado federal que le vincula con el crimen de la concejal carioca y activista Marielle Franco.

Franco fue asesinada el 14 de marzo de 2018 cuando circulaba en un coche por la zona norte de Río de Janeiro. Desde otro vehículo la dispararon hasta cuatro veces en la cabeza alrededor de las 21.30 (hora local). El conductor, Anderson Pedro Mathias Gomes, también murió. Se investiga como un crimen por encargo.

El sargento retirado Ronnie Lessa está detenido desde el pasado mes de marzo como autor de los disparos. También está apresado desde la misma fecha el ex policía militar Elcio Queiroz como otro de los implicados en el asesinato.

Jornal Nacional, el principal informativo del Grupo Globo, ha revelado que el portero del Condominio de Viviendas de Barra, en la zona oeste de Río de Janeiro, ha declarado que Queiroz acudió la misma noche del crimen a esta urbanización diciendo que iba a la casa de Bolsonaro. Una vez dentro, se dirigió a otro apartamento. De acuerdo con el testigo, habló hasta dos veces por el telefonillo con "el señor Jair". El mandatario brasileño ha sido citado para declarar sobre estos hechos.

Bolsonaro ha contestado, primero, en un vídeo de 25 minutos que ha grabado de madrugada desde Riad, donde se encuentra para participar en un foro económico, y ha difundido por redes sociales.

El inquilino del Palacio de Planalto se ha mostrado indignado, incluso gritando por momentos, porque, según ha contado, ese día estuvo en la Cámara de Diputados, en Brasil. El propio Jornal Nacional indica en su información que hay registro de que Bolsonaro participó en dos votaciones, una a las 14.00 y otras a las 20.30 (hora local).

"No es verdad", ha afirmado sobre dichas revelaciones. "Están intentando construir una narrativa en la que me colocan como sospechoso de haber participado o ser uno de los autores del asesinato", ha denunciado.

En su opinión, hay una intención clara. Por un lado, ha señalado a "los problemas que estamos viendo en América del Sur", mencionando a Perú, Ecuador, Chile y Bolivia. Por otro, se ha mostrado seguro de que hay una motivación personal. "Me quieren destruir (...) pero tengo derecho a ser el presidente", ha sostenido.

Bolsonaro ha señalado, en primer lugar, a Globo cuestionando "cómo le llegó" esa información, puesto que el caso está bajo secreto de sumario. "Ustedes, TV Globo, ¡todo el tiempo hacen un infierno mi vida, mierda! Ahora quieren vincularme a la muerte de Marielle. ¡Infames! ¡Canallas! ¡Paren de traicionar a Brasil! ¡Quieren acabar con Brasil!", les ha reprochado.

Así, ha deslizado la amenaza de retirar la licencia al medio de comunicación. "Hablaremos en 2022. Ya querríais que estuviera muerto para entonces porque el proceso de renovación no va a ser una persecución pero tendrá que estar perfecto", ha dicho, acusando a Globo de hacer un "periodismo podrido", "sin decencia ni escrúpulos". De hecho, el vídeo se titula 'Otro material asqueroso de Globo'.

También ha señalado al gobernador de Río, Wilson Witzel, por usar a la Policía Civil como herramienta política para extraer este testimonio. "A mi entender, el portero está siendo utilizado por el delegado de la Policía Civil, que sigue órdenes del señor Witzel", ha aseverado.

"ME TENGO QUE DEFENDER"

Con todo ello, Bolsonaro ha pedido a Moro que dé instrucciones a la Policía Federal para que investigue el testimonio del portero, al que ha llegado a calificar de "fantasma". "Yo no quería tocar este asunto (...), pero me tengo que defender", ha defendido.

Moro, juez del caso de corrupción 'Lava Jato' que encarceló al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, ha reaccionado rápidamente solicitando al procurador general, Augusto Aras, que abra una investigación para determinar las circunstancias en las que se produjo la citación de Bolsonaro.

El ministro de Justicia ha argumentado que podría darse "una eventual tentativa de implicación indebida del nombre del presidente de la República en el crimen en cuestión, lo cual puede constituir delitos de obstrucción a la justicia, falso testimonio o denuncia falsa".

Globo se ha pronunciado en un comunicado en el que ha lamentado los comentarios de Bolsonaro y ha asegurado que su único objetivo era informar a la opinión pública. En cuanto a la renovación de su licencia, se ha mostrado confiado recordando que ha cumplido sus obligaciones legales durante los últimos 54 años.

El gobernador de Río también ha contestado a Bolsonaro. "No manipulo al Ministerio Público y no manipulo a la Policía Civil", ha aclarado. "Llevo 17 años como magistrado y en toda mi carrera siempre he seguido los principios constitucionales (...) Siento que el presidente haya tenido, quizá un momento de descontrol emocional. En un momento en el que está de viaje, puede que no esté en su estado normal", ha añadido.

Para leer más