Publicado 28/09/2021 18:01CET

Brasil.- Bolsonaro sigue creando crisis internas en su búsqueda de un partido que le acoja para las elecciones de 2022

Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro - Andre Borges/dpa

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

A poco más de un año para las presidenciales de 2022, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se apresura en sus intentos por lograr que alguna formación política le abra definitivamente las puertas, aunque ello ha generado ya no pocas divisiones internas en algunas de ellas, la última en el ultraderechista Partido Laborista Brasileño (PTB).

Después de que en junio un sector de Patriota calificara de "furtiva" la intentona de otro sector del partido por incluir al presidente brasileño, en esta ocasión la líder en funciones del PTB, Graciela Nienov, ha dejado claro que el último acercamiento de Bolsonaro y su círculo fue sin su consentimiento.

La semana pasada el senador de Patriota e hijo del presidente de Brasil, Flávio Bolsonaro, se reunió con el empresario Otávio Fakhoury, uno de los líderes de la directiva del PTB en Sao Paulo.

"Esta reunión no fue cosa del PTB. Yo no lo sabía", ha dicho Nienov, quien ha querido dejar "claro" que Fakhoury "no habla por el partido". No obstante, ha matizado que no tiene apego al cargo y reconoce que los Bolsonaro son "muy queridos" en el partido. "Todos ellos serán bienvenidos", ha asegurado.

Nienov asumió el cargo en funciones hace apenas un mes, después de que el líder del partido, Roberto Jefferson, fuera arrestado por "atacar la democracia" y amenazar al Tribunal Supremo. Flávio Bolsonaro pidió durante la reunión que esa beligerancia cesara, en un momento en el que su padre, por debajo en las encuestas, se ha visto obligado a recular en sus diatribas a las instituciones del Estado.

A su vez, el mayor de los hijos de Bolsonaro hizo saber que para su padre, más allá de las propias intenciones del partido, era "fundamental" poder nombrar a sus hombres de confianza para ocupar cargos en el Senado y en los gobiernos estatales, sobre todo en los del noreste donde el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva cuenta con mayor respaldo electoral.

El resto de líderes de otros partidos que han negociado en algún momento con los Bolsonaro aseguran que exigen tomar el control de los puestos de mando. En el caso del PTB, el presidente brasileño asumiría el liderazgo de la formación siempre y cuando Jefferson continuase en prisión, cuenta el diario 'O Globo'.

LOS CONVULSOS COQUETOS DE BOLSONARO

El PTB no es la única formación que se ha vista sacudida internamente ante la posibilidad del presidente de Brasil. Hace unos meses, el vicepresidente de Patriota, Ovasco Resende, dejó claro que su llegada no contaba con el consenso de todos y avisó de que no estaba garantizada su candidatura bajo estas siglas.

La división dentro de Patriota se ha agudizado un poco más después de la afiliación de Flávio Bolsonaro, impugnada por la corriente de Resende ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), por posibles irregularidades del presidente del partido, Adilson Barroso.

No obstante, no le faltan pretendientes, el presidente del también muy conservador Progresistas y jefe de Gabinete de Bolsonaro, Ciro Nogueira, ya le abrió las puertas del partido, aunque Flávio ya avisó que para ello "serían necesarios algunos ajustes en la directiva".

A la espera de que se decida, el próximo partido en el que acabe Bolsonaro sería la décimo formación en sus tres décadas dentro de la política brasileña. El último de ellos fue el Partido Social Liberal (PSL), cuyas filas abandonó un año después de vencer en las elecciones de 2018.

Contador