Actualizado 27/10/2011 19:27 CET

Brasil.- El Congreso aprueba la ley para crear la Comisión de la Verdad para investigar abusos contra los DDHH

BRASILIA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Congreso Nacional de Brasil ha votado a favor de la creación de una Comisión de la Verdad para investigar los abusos contra los Derechos Humanos, incluidos los cometidos en el período de la dictadura militar (1964-85), aunque en este caso, una Ley de Amnistía impedirá que cualquier responsable pueda ser juzgado.

Después de que la ley que crea dicho organismo fuera aprobada por la Cámara de Diputados, el Senado aprobó el miércoles la norma y ahora debe ser firmada por la presidenta, Dilma Rousseff, según el diario 'Folha da Sao Paulo'. La mandataria fue una guerrillera izquierdista que estuvo tres años en la cárcel durante el mandato militar.

La Comisión examinará los abusos cometidos entre 1946 y 1988, pero una Ley de Amnistía aprobada durante la dictadura impedirá que haya juicios. Esta norma, aprobada en 1979, recoge que ni los militares acusados de tortura ni los guerrilleros de izquierdas acusados actos de violencia se pueden enfrentar a un juicio.

Las organizaciones de Derechos Humanos esperan que este organismo investigue las relaciones entre las empresas y las organizaciones civiles con la dictadura y la participación de las autoridades brasileñas en la Operación Condor, por la que los distintos gobiernos dictatoriales del sur de Sudámerica se pusieron de acuerdo para combatir a los insurgentes de forma conjunta.

Algunos familiares y víctimas de la dictadura señalan que es una "comisión de la mentira" porque los militares tendrán derecho a ver primero el informe y no pretende buscar a los responsables de los abusos.

El diputado Randolfe Rodrigues, del Partido Socialismo y Libertad (PSL), señaló que "es una comisión asustadiza" que no es tan avanzada como los organismos que establecieron los Estados de Uruguay y Argentina.

Por su parte, el senador Aloysio Nunes, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), comentó que Brasil "tiene una herida que no se curará nunca, independientemente de lo que diga la Comisión". "Queremos encontrar respuestas a las preguntas sin contestar y que no pueden continuar en una democracia", añadió.

El nuevo organismo estará compuesto por siete personas que tendrán dos años para examinar los informes de abusos y redactar un documento. La creación de esta Comisión fue idea del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, y en su momento, los militares protestaron porque podría ser un intento de derogar la Ley de Amnistía.

Cerca de 500 personas fueron asesinadas o desaparecieron durante la dictadura y miles de brasileños se enfrentaron a torturas al exilio o vieron mermados sus derechos sociales y políticos.