Publicado 07/06/2021 16:56CET

Brasil.- Crece la división en Patriota por la llegada de Bolsonaro y avisan de que su candidatura no está garantizada

HANDOUT - 27 May 2021, Brazil, Sao Gabriel da Cachoeira: Brazilian President Jair Bolsonaro (C) celebrates while wearing a traditional feather hat during the inauguration of the Rodrigo e Cibele wooden bridge with indigenous people in Sao Gabriel da Cacho
HANDOUT - 27 May 2021, Brazil, Sao Gabriel da Cachoeira: Brazilian President Jair Bolsonaro (C) celebrates while wearing a traditional feather hat during the inauguration of the Rodrigo e Cibele wooden bridge with indigenous people in Sao Gabriel da Cacho - Marcos Correa/Brazilian Presiden / DPA

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Patriota, Ovasco Resende, ha asegurado este lunes que la previsible llegada del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a la formación para poder presentarse a la reelección en 2022 no cuenta con el consenso de todos y avisa de que no está garantizada su candidatura bajo estas siglas.

Resende ha calificado de "furtiva" la decisión del líder del partido, Adilson Barroso, de incluir en sus filas a Bolsonaro, pues temen que con su entrada imponga sus cuadros políticos en una formación joven con apenas diez años de existencia y sin casi repercusión parlamentaria.

"No creo que Bolsonaro se sume a un partido dividido y en el que su presidente actúa de manera furtiva. Bolsonaro no tiene ninguna garantía de que Adilson mantendrá su candidatura para la reelección en 2022. Si aparece un candidato más fuerte en las urnas, Adilson puede apoyar otro nombre", ha advertido Resende durante una entrevista para el periódico 'O Globo'.

Resende ha asegurado que "no tiene nada en contra de Bolsonaro", pero ha lamentado que no se haya consultado a una parte del partido acerca de la afiliación de Flávio y sobre el apoyo a una posible candidatura de presidente para 2022, por lo que ha adelantado que si no se cuenta con ellos, se apoyará a otro candidato.

La división dentro de Patriota se ha agudizado en la última semana durante su congreso, después de la afiliación de Flávio Bolsonaro, uno de los hijos del presidente brasileño, la cual ha sido impugnada por la corriente de Resende ante el Tribunal Superior Electoral (TSE), por posibles irregularidades de Barroso.

En aquella ocasión, Resende perdió varios de sus cargos de responsabilidad en la junta nacional del partido, aunque se quedó con el control de hasta ocho bastiones estatales, algunos de ellos tan importantes como el de Río de Janeiro y Sao Paulo, a los cuales no está previsto que la familia Bolsonaro renuncie debido al importante apoyo con el que cuenta en ambos territorios.

Patriota, escisión del Partido Social Cristiano y conocido anteriormente como Partido Nacional Ecológico, incluyó en 2018 al Partido Republicano del Progreso (PRP). Si bien Barroso siempre ha estado al frente, tan solo cuenta con el 30 por ciento de los apoyos dentro de la formación, por el 50 por ciento de Resende, mientras que el otro 20 por ciento está en manos de un grupo de independientes.

La cercana llegada de Bolsonaro ha evidenciado unas diferencias que vienen arrastrando casi desde que se aliaron, poniendo incluso en liza el espectro político en el que debería enmarcarse la formación, con Resende yendo hacia el centro y con Barroso apostando por posturas más conservadoras.

Patriota sería la décima formación de Bolsonaro en sus tres décadas dentro de la política brasileña. Actualmente el presidente se encuentra sin grupo parlamentario tras abandonar las filas del Partido Social Liberal (PSL), un año después de ingresar en él para poder presentarse a las elecciones de 2018.

Contador