Publicado 20/10/2020 20:21CET

Brasil.- Dimite el senador de Brasil que escondió dinero en su ropa interior durante una redada

El Senado de Brasil.
El Senado de Brasil. - TWITTER - Archivo

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El senador del estado brasileño de Roraima, Chico Rodrigues, ha presentado este martes su dimisión, después de ser descubierto con dinero escondido en su ropa interior durante una redada policial.

La dimisión de Rodrigues estará vigente durante un plazo de 121 días y no 90, tal y como había solicitado en un documento presentado ante la Junta de Directores del Senado. El senador ha presentado una nueva solicitud para ampliar el plazo, reafirmando que su decisión es "irrevocable e irreversible".

Rodrigues ha trasladado que, durante este período, se dedicará "exclusivamente" a preparar su defensa, informa la Agencia Brasil. Su primer suplente es uno de sus hijos, Pedro Arthur, que tiene 30 días improrrogables para optar al cargo.

Si esto no sucede, y previa comunicación al Pleno de la Cámara, el segundo suplente del senador, Onésimo Cruz, tiene 60 días para ocupar la vacante. En este caso sí puede ampliarse el plazo por otros 30 días.

Los hechos tuvieron lugar en el marco de un operativo de la Policía Federal puesto en marcha para acabar con un presunto entramado de malversación de fondos destinados a combatir la pandemia de coronavirus en Roraima, un estado fronterizo del que Rodrigues fue gobernador en el pasado.

Durante la redada, Rodrigues habría intentado esconder dinero metiéndolo en su ropa interior. Al realizar varios registros "personales" al senador, se encontraron 33.150 reales brasileños (más de 5.000 euros) en total en su ropa interior.

El presidente de la Suprema Corte Federal de Brasil, Luis Roberto Barroso, ya suspendió a Rodrigues durante 90 días tras conocerse el suceso. No obstante, este martes ha suspendido la destitución, después de que el senador haya dimitido.

A su juicio, "ya no es necesario someter inmediatamente el asunto al Pleno", según ha trasladado G1. Ahora le toca al presidente del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF), Luiz Fux, decidir sobre la cancelación del juicio.