Brasil.- Una empresa minera acura al Partido de los Trabajadores de presiones para conseguir puestos de trabajo

Actualizado 16/10/2010 0:08:52 CET

SAO PAULO, 15 Oct. (Reuters/EP) -

El presidente ejecutivo del gigante minero brasileño Vale, Roger Agnelli, acusó al Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil de presionarlo para obtener empleos y mayor influencia en los asuntos de la empresa, según informaron este viernes medios locales.

Agnelli dijo que tiene una buena relación con el PT y con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, pero afirmó que recientes rumores sobre la seguridad de su puesto probablemente se deben a que miembros del partido buscan cargos en la compañía.

El directivo añadió, durante un viaje a Zambia del que se hacen eco los medios brasileños, que "hay muchas personas buscando un sillón en la compañía, y generalmente esas personas son del PT".

"La presión vendrá de los accionistas cuando quieran un cambio en la administración", dijo. "Pero no de Lula, creo. Siempre ha sido muy directo y transparente conmigo", agregó. Puntualizó que Lula nunca pidió a Vale ejecutar inversiones.

DESACUERDOS

Las informaciones aparecen un año después de que Vale fuese blanco de duras críticas del Gobierno tras los esfuerzos de Agnelli por proteger a la minera del impacto de la crisis económica del 2009.

Lula criticó a Vale el año pasado por reducir sus inversiones y despedir a 2.000 trabajadores en febrero de 2009, en medio de la recesión global y el hundimiento del precio de los metales.

Agnelli negó que las discrepancias con el fondo estatal de pensiones Previ, principal accionista de Vale, se deban a que despidió a dos directores ejecutivos vinculados al PT.

El empresario agregó que hay sectores dentro del PT que "nunca aceptaron la privatización de Vale" y aseguró que su relación con el PT es "buena".

El Gobierno, a través de fondos de pensiones estatal y del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), tiene un 51 por ciento de Vale, además de una 'acción dorada' que le permite vetar o patrocinar un cambio en el control de la empresa. Sin embargo, el Gobierno no cuenta con poder para interferir en las decisiones estratégicas.

Agnelli y la candidata presidencial oficialista, Dilma Rousseff, también tienen una buena relación, aseguró el presidente ejecutivo de Vale.