Publicado 05/07/2021 17:14CET

Brasil.- La excuñada de Bolsonaro le acusa de exigir parte del salario de sus asesores cuando era diputado

Imagen de las últimas protestas celebradas en Sao Paulo contra Jair Bolsonaro.
Imagen de las últimas protestas celebradas en Sao Paulo contra Jair Bolsonaro. - Paulo Lopes/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Andrea Siqueira Valle, excuñada del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha asegurado que su hermano, André Siqueira Valle, fue despedido por el mandatario cuando éste era diputado federal (1991-2018) después de que no quisiera entregarle parte de su salario, las conocidas como 'rachadinhas', una trama en la que los asesores de manera irregular dan parte de su salario público a sus superiores.

Las acusaciones de Siqueira Valle forman parte de una serie de audios publicados por el portal UOL, en las que menciona a Fabrício Queiroz, antiguo asesor de Flávio Bolsonaro, que está siendo investigado por este trama de corrupción dentro de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro entre 2003 y 2019.

La Fiscalía ha denunciado que Flávio habría utilizado al menos 2,7 millones de reales (410.000 euros) en efectivo en la trama de las 'rachadinhas', en la cual los asesores nombrados por el hijo del presidente brasileño devolvían parte de su salario a Queiroz, considerado el operador de la organización.

"André daba muchos problemas porque nunca daba las cantidades adecuadas. Tenía que devolver 6.000 reales (casi 1.000 euros), pues daba 2.000 (330 euros), o 3.000 (500 euros). Pasó mucho tiempo así hasta que Jair cogió y dijo, 'basta, le pueden echar porque nunca me da la cantidad correcta", dice su hermana en estos audios.

Los Siqueira Valle son hermanos de Ana Cristina, la segunda esposa de Bolsonaro. Andrea fue asesora del presidente brasileño en la Cámara de Diputados entre septiembre de 1998 y noviembre de 2006 y después trabajó para Carlos Bolsonaro y Flávio Bolsonaro en la Asamblea de Río de Janeiro.

En el caso de André, recuerda el diario 'O Globo', éste estuvo poco menos de un año en la oficina de Bolsonaro entre 2006 y 2007, aunque antes ya había trabajado como asesor de uno de los hijos del presidente, Carlos entre 2001 y 2005, y posteriormente entre febrero y noviembre de 2006.

"No es poca cosa lo que sé, no. Son muchas cosas con las que puedo arruinar la vida de Flávio, de Jair y de Cristina. ¿Sabe? Por eso ellos tienen miedo y me dicen que me quede calladita. Eso es todo", asegura.

Además de Queiroz, Siqueira Valle también ha mencionado como encargado de recoger estas cantidades al coronel en la reserva del Ejército de Brasil Guilherme dos Santos Hudson, quien además es su tío. Él era el encargado de recoger la mayor parte de los salarios de quienes trabajaban por entonces en el equipo de Flávio.

El caso de las 'rachadinhas' tuvo un nuevo episodio a mediados del año pasado, cuando la Fiscalía de Río de Janeiro presentó una denuncia contra Flávio Bolsonaro, a quien se considera el cabecilla de la trama, por delitos de malversación y blanqueo de dinero.

La figura de Queiroz toma especial relevancia por su cercanía con el patriarca de los Bolsonaro, con quien comparte su gusto por la pesca, tal y como cuenta la prensa brasileña. Además de ir a capturar peces ambos también han mantenido una serie de transferencias, cuyas razones el presidente todavía no ha aclarado.

Cuestionado por el origen de ese dinero, el presidente brasileño protagonizó en agosto del año pasado una de sus ya habituales salidas de tono, amenazando al periodista que le hizo la pregunta con "llenarle la boca de puñetazos", no sin antes llamarle "cabrón".

En un primer momento, Bolsonaro alegó al poco de asumir la Jefatura del Estado en diciembre de 2018 que se trataba de una serie de transferencias de 24.000 y 40.000 reales (3.600 y 6.000 euros) de una deuda que Queiroz mantenía con él, después de que el antiguo policía militar estuviera siendo investigado.

Sin embargo, después de que se levantara el secreto bancario contra Queiroz durante esta última investigación, se descubrió que las cantidades transferidas ascendían a los 89.000 reales (13.500 euros).

Bolsonaro nunca ha presentado comprobantes de esas transacciones entre él y Queiroz y cuestionado por ello en diciembre de 2019 por un periodista, el presidente brasileño respondió: "Pregunta a tu madre si el comprobante que le dio a tu padre es correcto".

Contador