Publicado 29/09/2021 20:25CET

Brasil.- La Fiscalía brasileña abre una causa preliminar contra el ministro de Defensa por amenazas a la democracia

El ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto.
El ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto. - LECO VIANA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Brasil ha ordenado este miércoles la apertura de una investigación preliminar para dilucidar si el ministro de Defensa, Walter Braga Netto, cometió un delito de amenazas contra la democracia cuando habría asegurado que no se celebrarían las presidenciales de 2022 si no salía adelante la propuesta constitucional del voto impreso para las urnas electrónicas.

El pasado mes de junio, el diario 'Estadao' publicó que Braga Netto le hizo saber al presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, en presencia también de la plano mayor de las Fuerzas Armadas brasileñas, que las elecciones de 2022 no se celebrarían si la enmienda a la Constitución del voto impreso no era aprobada.

El fiscal general, Augusto Aras, ha explicado que esta información del diario brasileño ofrece "indicios razonables" de que se ha podido cometer una "infracción político administrativa", por lo que ha decidido iniciar una investigación previa tras aceptar una demanda interpuesta por un grupo de diputados ante el Tribunal Supremo.

Por su parte, Braga Netto ha negado siempre que ocurriera tal cosa y ha calificado el asunto de "invención". Según la prensa brasileña, el ministro de Defensa, a través de un interlocutor, dijo a Lira, que "si no hay elecciones verificables, no habrá elecciones"

De puertas para adentro, Lira reconoció que aquel episodio era "gravísimo" e hizo saber al presidente, Jair Bolsonaro, quien ha estado esparciendo infundadas teorías sobre fraude electoral si no se aprobaba esa ley de voto impreso, que no contara con él para llevar a cabo ningún acto que contraviniera la Constitución.

Esta propuesta de enmienda a la Constitución ha sido defendida con especial ahínco, e incluso con cierta virulencia, por parte del presidente Bolsonaro, quien llegó a decir después de que la Cámara Baja votara en contra de ella que los diputados o bien "no creen en la honestidad de las elecciones", o fueron "chantajeados".

En los últimos meses, Bolsonaro ha criticado el modelo del voto electrónico, al que señala como responsable del fraude electoral que, acusa sin pruebas, se podría cometer contra él en las presidenciales previstas para octubre de 2022, en las que según los sondeos, caería derrotado en primera ronda contra una hipotética candidatura del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Ya en mayo, Bolsonaro se mostró tajante al afirmar durante uno de sus directos en redes sociales que "va a ver voto impreso en 2022 y punto final, no se hable más. Si no lo hay, señal de que no habrá elecciones. Creo que el recado ya está dado". Unas declaraciones muy similares, que sumadas a sus ataques al Tribunal Superior Electoral (TSE) le han supuesto ser investigado por el Supremo dentro de un caso sobre difusión de noticias falsas contra las instituciones democráticas.

Contador