Publicado 15/10/2021 23:24CET

Brasil.- La Fiscalía de Río denuncia a dos policías que participaron en la matanza de la favela de Jacarezinho

Archivo - Protesta contra la masacre que se produjo en la favela de Jacarezinho, en el norte de Río de Janeiro, después de la intervención de la Policía contra un grupo de crimen organizado.
Archivo - Protesta contra la masacre que se produjo en la favela de Jacarezinho, en el norte de Río de Janeiro, después de la intervención de la Policía contra un grupo de crimen organizado. - ELLAN LUSTOSA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Río de Janeiro ha presentado este viernes una denuncia contra dos agentes de la Policía Civil que participaron en un operativo en la favela de la favela de Jacarezinho el pasado mes de mayo que dejó 28 muertos, entre los cuales también hay un uniformado.

Ambos agentes están acusados de la muerte de una de estas personas, Omar Pereira da Silva. Según la Fiscalía, uno de ellos es responsable de su asesinato, mientras que el otro deberá hacer frente a una denuncia de fraude procesal, por manipular el escenario del crimen, después de que la víctima fuera ejecutada.

La Fiscalía de Río de Janeiro defiende que Da Silva, desarmado y herido en un pie, fue ejecutado dentro de una casa. Posteriormente los agentes retiraron su cuerpo ya sin vida del lugar antes de que llegara los peritos forenses y le colocaron una granada y una pistola, informa Agencia Brasil.

Se trata de la primera denuncia que las autoridades fiscales presentan por el polémico y ampliamente criticado operativo que la Policía Civil de Río de Janeiro llevó a cabo el pasado mes de mayo en esta favela considerada la base del 'Comando Vermelho', el grupo narcotraficante con mayor actividad de la ciudad.

El 'Comando Vermelho' está acusado, entre otras cosas, de reclutar a menores de edad para que cometieran robos, secuestros y asesinatos. A pesar de que la Policía defendió que se cumplieron todos los protocolos, el operativo, el más mortífero de la historia en Río de Janeiro, fue ampliamente criticado, incluso por el juez del Tribunal Supremo, Edson Fachin, quien habló de "ejecuciones arbitrarias".

Las organizaciones de Derechos Humanos se hicieron eco de las denuncias de algunos testigos que aseguraron que los policías no solo dispararon contra aquellos delincuentes que se habían rendido, sino contra el resto de los habitantes de la favela. Las autoridades también cuestionaron que los agentes transportaran los cadáveres, impidiendo así el peritaje de los funcionarios judiciales.