Actualizado 01/10/2006 2:56:20 +00:00 CET

Brasil.- La ley electoral brasileña impide la detención de un joven que admitió contratar sicarios para matar a su madre

BRASILIA, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un estudiante brasileño de 23 años ha quedado libre a pesar de confesar a las autoridades de su país que contrató a dos pistoleros para asesinar a su propia madre. La circunstancia se ha visto favorecida por la legislación electoral brasileña, que impide la detención de los electores una semana antes de unos comicios presidenciales.

Adriano Saddi Oliveira se benefició de esta medida legal días antes de las elecciones de este domingo. Sólo en caso de que una persona sea sorprendida en la consumación del crimen o que tenga en su contra una condena previa podrá ser arrestada.

Según su declaración, Saddi Oliveira pagó 40.000 reales (unos 14.462 euros) a dos hombres para que asesinasen a su propia madre, la empresaria Marissa Saddi, de 46 años.

El hijo de la víctima fue detenido este jueves en Sao Paulo junto con otro miembro de su familia, que, según las investigaciones, intermedió en la contratación de los sicarios.

Poco antes, la Policía Federal de Cuiabá, en el estado de Mato Grosso, confirmó que no podía cumplir la orden de la Justicia Federal, que pedía prisión preventiva para seis miembros del Partido de los Trabajadores (PT), del presidente Luis Ignacio 'Lula' da Silva, implicados en la compra de un presunto dossier que implicaba en un caso de corrupción a miembros del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB).

La Policía informó que no puede cumplir la petición porque la Ley Electoral prohíbe la prisión de cualquier ciudadano, a excepción de un delito flagrante, cinco días antes y 48 días después de las elecciones. Este plazo comenzó ayer día 26 y terminará el próximo martes día 3.

La prisión solicitada para el ex secretario particular de Lula, Freud Godoy; el asesor para los medios y la campaña a la reelección del presidente, Jorge Lorenzetti; uno de los responsables del programa de Gobierno de la campaña, Oswaldo Bargas; el ex director de la gestión del Banco do Brasil y ex integrante de la campaña, Expedito Alfonso Veloso; el ex agente de la Policía Gedimar Passos, y del militante del PT en Mato Grosso Valdebran Padilha fue determinada por el fiscal de la República responsable del caso, Mario Lucio Avelar.

Según la Policía Federal, la imposibilidad de encarcelar a los imputados no perjudica las investigaciones. La pasada semana, un juez de un tribunal de Mato Grosso ya había negado la petición de prisión para los acusados.