Brasil.- Lula condena los 55 ataques registrados contra policías y comisarías y asegura que tomará medidas

Actualizado 14/05/2006 2:23:00 CET

SAO PAULO (BRASIL), 14 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, condenó hoy los 55 ataques perpetrados contra policías y comisarías en Sao Paolo, que han dejado al menos 32 muertos, y aseguró que a su vuelta de la Cumbre de Viena tomará medidas, señaló la emisora de radio carioca Jovempam.

En conversación telefónica con el ministro de Justicia del país, Marcio Thomaz Bastos, Lula pidió "que cesen todas las rebeliones en Sao Paulo, sobretodo para evitar que se produzcan más muertes".

Asimismo, el mandatario brasileño aseguró que se reunirá con el propio Thomaz Bastos en cuanto regrese de la Cumbre de Viena para tratar el asunto y evitar futuras rebeliones, según señala la emisora.

Según su página web, que cita al Departamento de Investigación sobre el Crimen Organizado (DEIC), los ataques causaron 32 muertos, entre ellos 17 policías y 14 asaltantes. El motivo de la violencia sería el traslado de 740 presos miembros del grupo criminal denominado Primer Comando de la Capital (PCC) a una prisión de alta seguridad. Entre los detenidos se encuentra el líder de la facción ilegal, Marcos Willians Herba Camacho, o Marcola, indicó el diario 'O Folha'.

Los incidentes comenzaron a última hora de ayer y se prolongaron durante la noche hasta hoy. Los ataques --la mayor ola de violencia contra las fuerzas de seguridad del Estado-- tuvieron lugar en la ciudad de Sao Paolo, en la región metropolitana (en ciudades como Osasco, Guarulhos y Caparicuiba) y en Baixada Santista (Cubatao y Guaruja).

Según el secretario de Seguridad Pública del Estado, Saulo de Castro Abreu Filho, estas acciones criminales son "una demostración de fuerza de los integrantes del PCC" y confirmó que ha sido una protesta contra la transferencia de los líderes del grupo criminal. Sin embargo, para el presidente de la Asociación de los Delegados de Policía del Estado de Sao Paolo, André Di Rissio, los ataques son resultado de la "falta de política de seguridad pública". Di Rissio afirmó que el Gobierno ha perdido el control sobre los presos.

Mientras tanto, el gobernador del estado de Sao Paolo, Claudio Lembo, declaró a la Jovenpam que la Policía Militar y Civil se enfrentarán a este asunto "con mucho trabajo". Lembo lamentó las muertes y aseguró que no habrá "ningún tipo de negociación con el crimen organizado". "Tenemos que ser firmes, es el crimen organizado contra los ciudadanos de bien", señaló.

Además de estos ataques, presos de dos cárceles de Sao Paolo mantienen hoy a 24 funcionarios como rehenes. Los motines comenzaron después del inicio de la operación de traslado de los detenidos del Primer Comandante de la Capital. Hasta el momento no hay información sobre heridos ni reivindicaciones de los presos.