Actualizado 23/08/2006 00:17 CET

Brasil.- 'Lula' dice que no necesitará esperar "a que la historia le absuelva" porque el pueblo "lo absolverá ahora"

El presidente espera recibir el perdón de los brasileños por los "errores" del PT en las elecciones generales del próximo 1 de octubre

BRASILIA, 22 Ago. (EP/AP) -

El presidente de Brasil, Luis Ignacio 'Lula' da Silva, aseguró parafraseando al líder cubano Fidel Castro, que no necesitará esperar "a que la historia le absuelva" de las denuncias de corrupción que pesan sobre su Gobierno ya que "el pueblo lo absolverá ahora".

"Fidel Castro escribió que la historia un día lo absolverá (...) Yo no voy a necesitar de la historia, el pueblo me absolverá ahora" en las elecciones generales del próximo 1 de octubre, en las que 'Lula' busca su reelección por otros cuatro años de mandato, aseveró el mandatario brasileño.

'Lula' admitió que su formación, el Partido de los Trabajadores (PT), "cometió errores" que desembocaron en un torrente de denuncias por corrupción que puso en la cuerda floja su gestión y causó la renuncia de numerosos de sus apoyos en el Ejecutivo.

Sin embargo, indicó, "no se puede generalizar", dijo el presidente anoche en Río de Janeiro, durante un encuentro en la casa del ministro de Cultura del país, el cantante Gilberto Gil, con un centenar de conocidos artistas locales partidarios del mandatario.

Tras el fallido asalto al cuartel Moncada en julio de 1953, Fidel Castro habló ante el tribunal que le juzgó pronunciando un discurso que remató con la frase "condenadme, no importa. La historia me absolverá". Más tarde, Castro recibió una amnistía y partió al exilio en México pero la fecha del asalto al cuartel Moncada es actualmente celebrada cada año en Cuba como el inicio oficial de la revolución que triunfó en enero de 1959.

'Lula', un amigo de Castro, cuenta entre sus más viejos aliados a José Dirceu, su ex ministro jefe de gabinete, quien se refugió en Cuba durante parte de la dictadura militar brasileña (1964-1985).

El presidente brasileño, que improvisó su discurso, resaltó que las "élites de derecha" del país aprovecharon las denuncias de corrupción para criticarle, sobre todo --según 'Lula'-- las referidas a que el partido habría pagado en 2003 y 2004 sobornos mensuales de unos 13.000 dólares a parlamentarios aliados para que apoyaran iniciativas del partido en el gobierno ante el Congreso.

OBJETIVO: DESTRUIR A 'LULA'

El PT ha negado el pago de sobornos y sólo ha admitido que entregó "ayudas" monetarias a grupos aliados para que pagaran deudas de campañas electorales de 2002 y 2004 en que apoyaron la elección de congresistas del partido y del propio mandatario. Por su parte, 'Lula' siempre ha dicho que el ignoraba tales operaciones.

En medio de esas denuncias, en el peor escándalo político del Gobierno de 'Lula' "esos verdugos de la derecha dijeron: 'vamos a hacer sangrar a 'Lula'", indicó el mandatario, citado por el diario 'O Globo' de Brasil.

"Querían que yo llegase a le elección con cinco mililitros de sangre en el cuerpo", agregó, recordando que los principales grupos de oposición, viendo como caía la popularidad del mandatario por los escándalos, evitaron pedir un juicio político y se concentraron en la campaña para las elecciones dando por descontado una derrota de 'Lula'.

Sin embargo, con una economía fuerte y sin evidencias que vincularan directamente al presidente con las denuncias, el mandatario brasileño fue recuperando lentamente su popularidad y los más recientes sondeos de opinión le dan más de 20 puntos porcentuales de ventaja sobre su más cercano contrincante, el socialdemócrata Geraldo Alckmin.