Brasil.- Lula, un obrero en la Presidencia de Brasil

Actualizado 30/09/2006 15:03:11 CET

SAO PAULO, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Luis Ignacio 'Lula' da Silva necesitó cuatro intentos antes de convertirse en presidente de Brasil. Su pasado como emigrante del norte de Brasil, las dificultados económicas sufridas por su familia, la no posesión de un título universitario y hasta su apariencia física --con un dedo amputado en un accidente laboral-- han ayudado a forjar su liderazgo.

Nacido hace 61 años en el estado nororiental de Pernambuco en un entorno social y económicamente deprimido, Lula sabe bien lo que significa la pobreza. Sus padres, una pareja de labradores analfabetos, tuvieron doce hijos, de los que ocho sobrevivieron. Debido a la situación precaria de su familia, Lula sólo recibió una educación elemental, y pronto comenzó a trabajar como limpiabotas, mozo de tintorería y recadero, hasta que, con poco más de 14 años entró a formar parte de la plantilla de una empresa siderometalúrgica.

Con 23 años comenzó a interesarse, de la mano de un hermano mayor, por el Movimiento Obrero y en pocos años llegó a la dirección de un sindicato, representando a 100.000 trabajadores. Desde su posición, durante los años de la dictadura militar, Lula fue el promotor principal de las grandes manifestaciones y paros obreros en Sao Paulo, actividad que le llevaría a la cárcel en varias ocasiones.

En 1980, una vez el régimen castrense dejó la vía abierta al multipartidismo, los sindicalistas de Lula, activistas sociales y algunos políticos e intelectuales fundaron en Sao Paulo el Partido de los Trabajadores, que reivindicaba un ideario socialista convencional, de clase y con toques marxistas. Pronto les llegó el apoyo del sindicalismo brasileño y los sectores progresistas de la Iglesia Católica próximos a la Teología de la Liberación.

La primera vez que Lula se presentó a la Presidencia de Brasil fue en 1984, en los primeros comicios presidenciales directos en tres décadas. Sin embargo, fue derrotado por el candidato de la centro derecha, Fernando Collor de Mello, en la segunda vuelta, que recurrió durante la campaña electoral a prácticas tales como la contratación de una ex amante del candidato del PT, que habló en su contra en televisión.

Cuatro años después, Lula volvía a concurrir a las urnas, esta vez enfrentado a Fernando Henrique Cardoso, y volvió a perder, en la primera vuelta. Una nueva derrota en 1998, frente a Cardoso, hacía prever que Lula abandonaría sus ansias de ocupar el Planalto.

Sin embargo, vuelve a representar al Partido de los Trabajadores en los comicios de 2002, y esta vez su estrategia incluye un importante cambio de imagen. Además de adelgazar unos kilos y hacer suyo el traje y la corbata, Lula suaviza el tono y se dirige por primera vez a los sectores ideológicamente alejados.

Con una propuesta de Gobierno centrada en la lucha contra la pobreza y el hambre, Lula se pone a la cabeza en la primera vuelta de los comicios, en medio de una gran expectación internacional. Poco después, el 29 de octubre, el 'eterno candidato' alcanzaba la Presidencia de Brasil. "Yo, que tantas veces fui acusado de no tener un diploma superior, gano mi primer diploma: el diploma de presidente la República de mi país", aseguraba el ya jefe del Ejecutivo brasileño.

Durante estos cuatro años, el fuerte apoyo social que llevó a 'Lula' a la Presidencia se ha visto en peligro con los constantes escándalos por corrupción, que han afectado a hombres muy próximos a él, entre ellos su mano derecha, el hasta entonces jefe de Gabinete José Dirceu. Pero, hasta ahora, Lula ha conseguido mantenerse al margen.

Sabiendo dónde reside su fuerza, Lula decidió cerrar su campaña con un 'plantón' al resto de los candidatos en un debate televisado, y acudiendo a un mitin en Sao Bernardo do Campo, la ciudad que le vio surgir como líder sindical y lanzó su carrera política.

Profundo creyente, Lula se declara contrario a la pena de muerte y a la experimentación con células humanas, mientras apoya la discriminalización de la marihuana y la adopción de parejas homosexuales.