Actualizado 23/07/2007 04:43 CET

Brasil.- Miles de personas visitan el lugar de la tragedia del vuelo 3054 para rezar por las más de 190 víctimas

SAO PAULO, 23 Jul. (EP/AP) -

Unos dos mil de brasileños se desplazaron ayer a Sao Paulo, lugar donde el pasado martes fallecieron al menos 191 personas en el accidente del vuelo 3054 de la compañía TAM, para recordar en misa la memoria de las victimas del peor accidente aéreo en la historia del país y para protestar por los fallos del sistema de seguridad aérea del país.

El accidente, cuyas causas siguen siendo confusas, tuvo lugar cuando el aparato --que según los primeros informes tenía desactivado parte de sistema de frenado-- tomó tierra a gran velocidad, rebotó contra la pista del aeropuerto de Congonhas, y se elevó levemente sobre los coches de una calle en plena hora punta para el tráfico, antes de estrellarse contra un edificio de la compañía y una gasolinera.

El número de víctimas asciende a 191, sumando 187 pasajeros y cuatro transeúntes, siendo el peor siniestro aéreo registrado en la historia del país, posición antes ostentada por un accidente de avión que costó la vida a 154 personas en el Amazonas el pasado mes de octubre.

Este accidente colma el vaso para los brasileños, afectados continuamente por las huelgas, fallos técnicos y retrasos del sistema aeroportuario del país. Para la abogada Leticia Volasco, una de las asistentes a la congregación, "es hora de decir que los brasileños están cansados de esta situación". Volasco declaró que la población "esta cansada de tanta impunidad" y expresó su deseo de ver "castigados" a los responsables del accidente.

Sin embargo, la investigación, de la que momento queda eximida la dirección del aeropuerto brasileño, indica que el fallo en el sistema de frenado no suponía una amenaza para la seguridad de los pasajeros, y que los primeros resultados concretos podrían demorarse durante meses.