Publicado 01/04/2021 17:55CET

Brasil.- El nuevo ministro de Defensa de Brasil afirma que el golpe de Estado de 1964 "debe celebrarse"

Concentración de los partidarios del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, contra el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, y el Tribunal Supremo.
Concentración de los partidarios del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, contra el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, y el Tribunal Supremo. - IGOR DO VALE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El nuevo ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto, ha asegurado que el golpe de Estado dado por los militares en 1964 "es parte de la trayectoria histórica" del país y por tanto, "sus acontecimientos deben entenderse y celebrarse".

Estas declaraciones del recién nombrado ministro de Defensa, que han trascendido a la prensa brasileña un día después, forman parte del discurso que dio el miércoles durante el nombramiento de los tres nuevos comandantes de las Fuerzas Armadas, en el que también eliminó las referencias de su antecesor, Fernando Azevedo, a que los militares debían servir al Estado.

La apología del golpe militar es una de las variaciones que Bragga Netto incluyó en el texto original, redactado por Azevedo antes de que dejara el cargo días antes por sus insalvables diferencias con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El nombramiento de los tres nuevos altos cargos de las Fuerza Armadas, Paulo Sérgio Nogueira --Ejército--, Almir Garnier Santos --Marina--, Baptista Júnior --Fuerza Aérea-- coincidió con el 57 aniversario del derrocamiento de Joao Goulart por parte de los militares brasileños con el apoyo de Estados Unidos.

En el texto se justifica el golpe por las "inseguridades" e "inestabilidad política" que trajo consigo aquellos años la Guerra Fría. "Había una amenaza real para la paz y la democracia", sostiene.

Así, las Fuerzas Armadas, siguiendo la voz de "los brasileños" y contando con un "amplio apoyo de la prensa, líderes políticos, las iglesias y el segmento empresarial" llevaron a cabo el llamado "movimiento del 31 Marzo de 1964", con el fin de "pacificar el país" y "garantizar las libertades de hoy", a través de una "reorganización" que les llevó veinte años y cerca de 500 muertos.

Por último el discurso finaliza asegurando que las Fuerzas Armadas son "conscientes de su misión constitucional" y que "garantizaran la armonía y equilibrio" entre lo poderes del Estado a fin de "preservar la paz y la estabilidad".

Contador