Publicado 02/05/2020 20:38:00 +02:00CET

Brasil.- La Policía toma declaración al ex "súperministro" de Bolsonaro

El exministro brasileño Sergio Moro
El exministro brasileño Sergio Moro - Marcello Casal/Agencia Brazil/dp / DPA

MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Justicia y Seguridad Pública brasileño Sergio Moro, antiguo aliado del presidente Jair Bolsonaro, ha prestado declaración este sábado en la superintendencia de la comisaría de Curitiba en relación a las acusaciones en las que señaló en su discurso de despedida a Bolsonaro por destituir por interés personal al director general Maurício Valeixo.

El interrogatorio se hace por orden del juez Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) Celso de Mello, que lleva la investigación. De Mello pidió la comparecencia de Moro tras una petición de parlamentarios de la oposición. Además el fiscal general de Brasil, Augusto Aras, ha pedido una investigación por denuncia calumniosa contra Moro. El viernes Aras nombró a los fiscales João Paulo Lordelo Guimarães Tavares, Antonio Morimoto y Hebert Reis para este caso.

Este sábado Bolsonaro ha calificado a Moro de "Judas" y lo ha relacionado con el ataque con una navaja en el abdomen que sufrió el propio Bolsonaro durante la campaña electoral de 2018.

"¿Los cerebros están en Brasilia? ¿El judas, que hoy hablará, interfirió para que no se investigara? No haré nada que no sea conforme a la Constitución, pero TAMPOCO ADMITIRÉ que me ataquen a mi NI a nuestro Brasil", ha apuntado el presidente en su cuenta en Twitter con un vídeo sobre el apuñalamiento.

Bolsonaro revocó el miércoles la designación de Alexandre Ramagen al frente de la Policía, horas después de que el Supremo suspendiese el nombramiento haciéndose eco de las sospechas del exministro Moro, quien apuntó que Bolsonaro podría estar buscando controlar la el cuerpo de seguridad nombrando a un amigo.

Moro fue el fichaje estrella del Gobierno de Bolsonaro, ya que fue el juez que condenó por corrupción al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Entonces esgrimió que asumía el cargo para continuar su lucha anticorrupción desde otro frente. Ahora ha esgrimido que su dimisión era necesaria para "preservar" su propia "biografía".

La salida de Moro ha supuesto un varapalo para el Gobierno, ya que se produce además poco después de que el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, fuera cesado por sus discrepancias con el presidente en torno a la gestión de la crisis del coronavirus.