Actualizado 07/08/2015 21:40 CET

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil desmiente una conspiración para impugnar a Rousseff

BRASILIA, 7 Ago. (Reuters/EP) -

   El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, ha negado que forme parte de una conspiración para efectuar "un juicio político" a la que es considerada como su mayor antagonista, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, que se enfrenta ahora mismo a un proceso de impugnación que podría "remecer los pilares de la democracia".

   "Nunca aceptaré los intentos por apuntarme como el conspirador detrás del juicio político de la presidenta Dilma Rousseff", escribió Cunha en la columna. "He reiterado que las impugnaciones no son un recurso para los que pierdan una elección, sino una herramienta jurídica seria para ser usada en situaciones muy específicas", agregó.

   Cunha, que rompió filas con el Gobierno de Rousseff a fines de julio, también rechazó acusaciones de que esté liderando una campaña en el Congreso para minar la política de austeridad de la mandataria al aprobar aumentos de los salarios de funcionarios públicos y contener el impacto de proyectos de ley para reducir el gasto gubernamental.

   "La Cámara de Diputados es independiente y guiada por la mayoría de sus representantes a través de sus votos", sostuvo Cunha, responsable de abrir los procesos de impugnación y que a su vez está siendo investigado por aceptar supuestamente sobornos en un escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.