Publicado 06/02/2020 3:26:49 +01:00CET

Brasil.- Rousseff admite que la izquierda en Brasil tiene que trabajar para entender a aquellos que votaron a Bolsonaro

La expresidenta brasileña, Dilma Rousseff
La expresidenta brasileña, Dilma Rousseff - UGT - Archivo

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La expresidenta de Brasil Dilma Rousseff (2011-2016) ha hablado este miércoles del "trabajo que la izquierda tiene por delante" para intentar comprender los motivos que han hecho que muchos sectores de la sociedad hayan decidido apoyar al "neofascista" Gobierno de Jair Bolsonaro.

"La izquierda tiene que trabajar con el pueblo. Tenemos que mirar hacia los evangélicos que votaron a Bolsonaro, tenemos que discutir con aquellos que le defendieron porque creen que la seguridad es la cuestión central de Brasil, ha explicado Rousseff en una entrevista al portal web DW.

"Hay que tener una discusión acerca de como construir un nuevo modelo que atienda a los intereses de las personas, que no les haga tan infelices como lo están ahora. Esta forma de economía que lleva a esa desigualdad no es consensuada, de ser así actuarás como tal y no habrá alternativa para la izquierda en ese proceso", ha explicado.

Rousseff también ha dado una explicación acerca de las últimas protestas y masivas manifestaciones que se han producido en casi todos los países de América Latina, responsabilizando al "aumento brutal de la desigualdad" en la región.

"La gente percibe que hay algunos que tienen mucho y otros que tienen muy poco. Al mismo tiempo se ha hecho un trabajo muy intenso durante todo este periodo de descrédito de los partidos y la representación política que, si no se canaliza, surgen formas muy fuertes y espontáneas que acaban en las calles".

"BRASIL TIENE UN GOBIERNO NEOFASCISTA"

La que fuera presidenta de Brasil entre 2011 y 2016 ha calificado al Gobierno de Jair Bolsonaro de "neofascista" que lleva a cabo, ha dicho, un "programa neoliberal" y que además es capaz de utilizar "todos los mecanismo posibles" para atacar y perseguir a artistas, educadores, abogados y periodistas.

"Defienden la tortura, a los torturadores, dice que no hubo dictadura en Brasil", ha denunciado Rousseff refiriéndose al Gobierno de Bolsonaro, el cual, ha asegurado, "tiene que convivir con la defensa de la tortura y de la violencia", pues existen "relaciones bastante extrañas" dentro de su seno.