Rousseff se declara "indignada" por la ejecución del brasileño Marco Archer en Indonesia

Actualizado 18/01/2015 14:45:58 CET

BRASILIA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha expresado este domingo su "consternación e indignación" ante la ejecución ayer en Indonesia del brasileño Marco Archer, condenado por tráfico de drogas.

   La ejecución de Archer, han explicado fuentes de la Presidencia al diario 'O Globo', ha ensombrecido las relaciones entre ambos países, en particular tras el fracaso de las peticiones de clemencia formuladas por el Gobierno brasileño.

   Tras llamar a consultas al embajador brasileño en el país asiático, que tuvo lugar poco después de la ejecución, la presidenta dirigió "palabras de simpatía y consuelo a la familia del fallecido".

   "Sin negar la gravedad de los delitos que dieron lugar a la condena de Archer y respetando la soberanía y el sistema legal de Indonesia, la presidenta dirigió personalmente el viernes un último recurso humanitario a su homólogo Joko Widodo, para conceder el indulto a la parte demandada", apuntó la Presidencia en la nota.

   "La presidenta ha tomado nota - consternada e indignada-- de la ejecución y lamenta profundamente que esta última petición, que siguió a muchas otras realizados en los últimos años, no fuera aceptada por parte del Jefe de Estado de Indonesia", según el texto.

Para leer más