Silva permanece neutral de cara a las presidenciales

Actualizado 15/10/2010 23:00:26 CET
La ex candidata presidencial del Partido Verde, Marina Silva.
AGENCIA BRASIL/EP

SAO PAULO, 15 Oct. (Reuters/EP) -

La ex candidata del Partido Verde a las elecciones presidenciales de Brasil, Marina Silva, rehusó pronunciarse sobre quien recibirá el apoyo de su electorado, si la aspirante del gobernante Partido de los Trabajadores, Dilma Rousseff, o el del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, José Serra, de cara a la segunda vuelta de estos comicios.

En una entrevista concedida este viernes a Reuters, Silva, declinó una vez más evidenciar su apoyo a alguno de los candidatos al explicar que se siente decepcionada por el tono agresivo que ha adquirido la campaña electoral en su última recta y que diluye las diferencias entre una y otra propuesta.

"Ambos son muy similares. Ambos son desarrollistas, pro crecimiento (...) parecen administradores. Pero Brasil no necesita sólo un administrador. Necesita alguien con visión estratégica, aún necesita este tipo de visión", dijo Silva.

"Cuando la tienes puedes tener a los mejores administradores. Pero cuando eres sólo un administrador, podemos perder fácilmente nuestro impulso sobre cosas que necesitan ser realizadas", agregó.

En la misma línea, la líder de los verdes indicó que "hasta ahora, lamentablemente, los dos están perdiendo una gran oportunidad de debatir en profundidad" acerca de las necesidades de Brasil y de los nuevos retos que se le plantean.

Así, la ex ministra de Medio Ambiente aludió a la figura del presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, y a la de su antecesor en el cargo, Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), como ejemplos del tipo de liderazgo que requiere el país.

La política verde se situó sorprendentemente como la tercera fuerza política más votada en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el 3 de octubre, lo que la convierte en una pieza fundamental de cara a la segunda ronda, prevista para el 31 de octubre.

Tanto Rousseff como Serra confían en que Silva se decida finalmente por uno de los dos y aconseje a su electorado respaldar alguna de sus candidaturas. Sin embargo, la líder de los verdes ya ha manifestado que su decisión dependerá de la afinidad del partido con los proyectos políticos propuestos, y no de su voluntad personal.