Publicado 27/05/2020 02:33CET

Brasil.- El Supremo de Brasil llama a declarar al ministro de Educación por amenazas e insultos a sus jueces

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto a algunos de sus ministros durante una vídeo conferencia con los gobernadores de algunos estados para abordar la situación de la pandemia de la COVID-19 en el país.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, junto a algunos de sus ministros durante una vídeo conferencia con los gobernadores de algunos estados para abordar la situación de la pandemia de la COVID-19 en el país. - Marcos Correa/Palacio Planalto/d / DPA

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

El juez del Tribunal Supremo Federal (STF) de Brasil Alexandre de Moraes ha dado cinco días al ministro de Educación, Abraham Weintraub, para que dé explicaciones ante la Policía Federal sobre las declaraciones que hizo el pasado 22 de abril durante una reunión ministerial en la que aseguró que "empezando por el STF, enviaba a todos esos vagabundos a la cárcel".

"Las palabras del ministro de Educación son extremadamente graves", ha señalado Moraes, para quien estas declaraciones atentan no sólo contra la honorabilidad y la seguridad de los miembros del Supremo y la de sus familias, sino también porque atentan contra la independencia del poder judicial y el Estado de Derecho.

Las polémicas declaraciones de Weintraub se han conocido después de que se hiciera público por orden judicial un vídeo que forma parte de la investigación sobre los supuestos intentos del presidente, Jair Bolsonaro, por interferir en la labor de la Policía Federal.

Weintraub también tiene que hacer frente a otra petición por parte de la Fiscalía Federal para esclarecer otras polémicas declaraciones hechas ese mismo día durante la reunión con Bolsonaro y el resto de ministros, según ha señalado el diario 'Estado'.

En este caso se le interrogará por unas palabras sobre los pueblos indígenas y la comunidad gitana. "Odio el término 'pueblos indígenas', odio ese término. Lo odio. El pueblo gitano es un pueblo brasileño, sólo hay un pueblo", dijo durante su participación en la reunión, en la que también abogó por "acabar con ese negocio de los pueblos y los privilegios".

En dichas imágenes, facilitadas a la Fiscalía por el exministro de Justicia Sergio Moro tras dimitir de su cargo por los intentos, dijo, del presidente Bolsonaro por interferir en el trabajo de la Policía, se observa cómo el mandatario de extrema derecha lamentaba no poder tenerla bajo su control.

"Ya intenté cambiar oficialmente a nuestro personal de seguridad en Río de Janeiro, ¡Y no puede! No voy a esperar a que jodan a mi familia o a mis amigos sólo porque no puedo cambiar a alguien de la seguridad. ¡Se cambia! Y si no se puede cambiar, se cambia a su jefe. ¿No se puede cambiar tampoco? Cambio al ministro. Y punto final", sentenció Bolsonaro.