Publicado 20/04/2023 17:45

Brasil.- El Supremo de Brasil ordena interrogar al exsecretario de Seguridad Dias tras las nuevas imágenes del ataque

Archivo - Marco Gonçalves Dias.
Archivo - Marco Gonçalves Dias. - Europa Press/Contacto/Alexandre Brum / Ag. Enquadr

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juez del Tribunal Supremo de Brasil Alexandre de Moraes, ha pedido este jueves a la Policía Federal que, en un plazo no superior a las 48 horas, interrogue al exsecretario de Seguridad Institucional (GSI) el general Marco Gonçalves Dias, tras su dimisión al hacerse públicas nuevas imágenes del asalto del 8 de enero.

"La prensa ha publicado gravísimas imágenes que indican la incompetente actuación de las autoridades responsables de la seguridad interna del Palacio del Planalto, incluida una ilícita y connivente omisión de diversos agentes del GSI", ha señalado en su escrito a la Policía el magistrado del Supremo.

De Moraes ha pedido al nuevo responsable en funciones del GSI, Ricardo Cappelli, que informe al Supremo en un plazo de 24 horas sobre la identidad de todos los funcionarios públicos, tanto civiles como militares, que aparecen en esas nuevas imágenes difundidas en un primer momento por CNN Brasil.

A su vez, ha instado al Gobierno a que informe acerca del grado de cumplimiento de las dos órdenes dadas anteriormente sobre este caso, como son la obtención de las imágenes de todas las cámaras de Distrito Federal y los interrogatorios de todos los implicados en aquellos ataques a las instituciones, en Brasilia.

Las imágenes divulgadas por CNN Brasil muestran, entre otras cosas, como el entonces secretario del GSI, Gonçalves Dias, y otros funcionarios de la Secretaría de Seguridad, caminan entre los asaltantes del Palacio del Planalto, llegando incluso a ofrecerles botellas de agua e indicándoles la salida.

Horas después de hacerse públicas estas imágenes, Gonçalves Dias --quien era el único militar en el gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva--, y su 'número dos', Ricardo José Nigri, presentaron su dimisión. En su defensa, alegan que estaban redirigiendo a los asaltantes hasta un punto donde serían detenidos.