Publicado 29/10/2021 17:13CET

Brasil.- El vicepresidente de Brasil justifica la ausencia de Bolsonaro en la COP26: "Todos le tirarán piedras"

Archivo - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
Archivo - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro - Michael M. Santiago/PA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, ha justificado este viernes la ausencia del presidente, Jair Bolsonaro, en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que comienza este domingo aduciendo que los participantes "le tirarán piedras".

"El presidente Bolsonaro es objeto de muchas críticas", ha indicado Mourao, antes de señalar que "entonces, llegará a un lugar donde todos lo tirarán piedras", según ha recogido el portal de noticias G1.

La principal autoridad brasileña en la cumbre será el ministro de Medioambiente, Joaquim Leite, que liderará "un equipo robusto con capacidad para llevar a cabo la estrategia de negociación", en palabras del vicepresidente.

El propio Mourao, también presidente del Consejo Nacional para la Amazonía Legal, tampoco asistirá a Glasgow. El vicepresidente ha incidido en que se critica al Gobierno brasileño por razones políticas, económicas y ambientales.

"La mayoría de las personas que realmente tienen mayor conciencia ambiental son de izquierda, por lo que hay una crítica política incrustada. Y está el tema económico: siempre una búsqueda de una barrera en relación a la fortaleza de nuestro agronegocio, es decir, que viene de la zona deforestada de la Amazonía, lo cual no es una realidad", ha sostenido.

Bolsonaro atesora críticas de la comunidad internacional por su gestión ambiental, como llevar a cabo acciones que dificultan la vigilancia de los delitos ambientales, especialmente en la Amazonía. El mandatario brasileño ha señalado, entre otras cosas, que "los bosques no se incendian" y que sufre "ataques injustificados".

Brasil llega a la COP26 con altas emisiones de gases de efecto invernadero. El país se ha comprometido a reducir un 43 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en el Acuerdo de París.