Publicado 10/12/2020 12:04CET

Brexit.- Bruselas ofrece planes de contingencia en aviación y pesca para primeros meses si cae la negociación del Brexit

Bandera de la UE frente a la sede de la Comisión Europea
Bandera de la UE frente a la sede de la Comisión Europea - COMISIÓN EUROPEA - Archivo

Las medidas no se aplicarán en Gibraltar

BRUSELAS, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha publicado este jueves una propuesta con medidas de contingencia para los sectores del transporte por carretera, la pesca y la aviación para evitar el caos en las relaciones con Reino Unido si finalmente fracasan las negociaciones para un acuerdo de futuro y se confirma su salida definitiva de la UE a las bravas el próximo 31 de diciembre.

Se trata de medidas concretas y con una duración limitada, según recalca Bruselas, que quiere evitar que estos planes de contingencia cubran a largo plazo las lagunas que se deberían resolver con un acuerdo de asociación y comercial más amplio entre la Unión Europea y Reino Unido.

Si fracasan las negociaciones muchos sectores se verán afectados por la falta de reglas pero algunos lo serán de manera "desproporcionada", a juicio de Bruselas, porque sus actores no pueden tomar la iniciativa de poner en marcha medidas de contención propias, como es el sector de la aviación, el de la pesca o el del transporte por carretera.

Así, las medidas que plantea para minimizar los daños de una ruptura abrupta entrarán en vigor "mientras no haya un acuerdo en marcha", si bien los servicios comunitarios aclararan que si no hay visos de cerrar un pacto que se pueda aplicar en un calendario claro entonces se fijará un plazo preciso para que estos planes dejen de existir.

En concreto, la Comisión plantea que durante los primeros seis meses tras la ruptura se garanticen servicios aéreos considerados básicos entre Reino Unido y la UE, siempre que la parte británica garantice las mismas facilidades de conectividad aérea. También pide proteger la conectividad esencial durante los primeros seis meses en el caso de transporte de pasajeros y mercancías por carretera.

En cuanto a la seguridad aérea, la propuesta comunitaria apunta a un reglamento que garantice que se pueden seguir utilizando sin interrupciones determinados certificados de seguridad para productos en aviones europeos, con el objetivo de que la flota aérea se deba quedar en tierra.

El sector pesquero, uno de los principales escollos para el acuerdo porque la UE reclama seguir accediendo a las aguas británicas como hasta ahora, algo que Londres rechaza de plano, también necesitará medidas específicas para contener el daño de un Brexit sin acuerdo, en opinión del Ejecutivo comunitario.

Por ello, el equipo de Von der Leyen aboga por mantener el "acceso recíproco" a las aguas comunitarias y británicas de sus respectivas flotas en base a un "marco legal hasta el 31 de diciembre o hasta que se concluya un acuerdo pesquero" con Reino Unido. También recalca la conveniencia de facilitar los procedimientos de autorizaciones de pesca para los buques.

GIBRALTAR QUEDA FUERA

En su propuesta, como ya ocurrió con los planes de contingencia que se prepararon para el Brexit, Bruselas deja claro que "el alcance territorial (de las medidas) no incluye a Gibraltar".

La Unión Europea aplica las disposiciones de sus Tratados en el Peñón en la medida en que lo considera un "territorio europeo cuyas relaciones exteriores son asumidas por un Estado miembro", por lo que con la salida de Reino Unido ya no estará bajo el paraguas de un Estado miembro y no se le aplicarán los Tratados.

En todo caso, la Comisión recuerda que "independientemente del resultado" de las negociaciones en curso para el acuerdo comercial futuro, cuando se cumpla definitivamente la desconexión el próximo 31 de enero entrarán en vigor las disposiciones del Tratado de Retirada ya aprobado que protegen los derechos de los europeos en Reino Unido y aclara la factura económica que deberán asumir los británicos pese a su salida.

El mismo Tratado, señala Bruselas, "proporciona una cooperación estrecha" entre España y Reino Unido con respecto a la aplicación de las disposiciones sobre los derechos de los ciudadanos en Gibraltar y a la cooperación entre autoridades en una serie de áreas.

VON DER LEYEN LAS PRESENTA ESTE JUEVES A LOS LÍDERES

La falta de avances en las negociaciones en marcha desde el pasado febrero llevaron a varios Estados miembros a solicitar en las últimas semanas a Bruselas que agilizara los trabajos en esta línea y presentara con urgencia medidas concretas, aunque el Ejecutivo de Ursula von der Leyen se resistía a ello para dar más margen a la negociación con Londres.

Sin embargo, la cena que el miércoles tuvieron en Bruselas Von der Leyen y el primer ministro británico, Boris Johnson, sirvió para certificar que sigue habiendo grandes diferencias en los asuntos clave de la relación futura y que los negociadores no han conseguido salvar las dificultades.

"Aunque las negociaciones siguen en marcha, el final del periodo de transición está muy cerca y no hay garantía de si habrá un acuerdo ni del cuándo", ha advertido en un comunicado Von der Leyen, quien este mismo jueves presentará los detalles de los planes de contingencia a los jefes de Estado y de Gobierno de al UE, que se reúnen en Consejo europeo reunidos hasta el viernes en Bruselas.

Para que los planes de contingencia puedan aplicarse es necesario primero que reciban el visto bueno de los Veintisiete y del Parlamento europeo, que deberían pronunciarse en los próximos días para asegurar que puedan entrar en vigor el 1 de enero de 2021.

La jefa del Ejecutivo comunitario --que junto a Johnson se ha dado hasta el domingo para decidir si Bruselas y Londres deben seguir negociando o dan por rotas las conversaciones-- ha argumentado que el bloque debe estar preparado "para todas las eventualidades", incluida la del riesgo de que fracasen las negociaciones.