Publicado 03/02/2021 04:00CET

Brexit.- Suspenden los controles fronterizos en Irlanda del Norte por seguridad del personal tras aumentar las amenazas

Puerto de Larne, en Irlanda del Norte.
Puerto de Larne, en Irlanda del Norte. - CHARLES MCQUILLAN

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los controles fronterizos a productos ganaderos y fitosanitarios se han suspendido en dos puertos de Irlanda del Norte por seguridad del personal tras observar un "aumento" de un "comportamiento amenazante".

En concreto, el Gobierno de Irlanda del Norte ha tomado esta decisión que afecta a los puertos de Belfast y Larne tras hallarse en la zona pintadas en las que se señalaba a los empleados como posibles "objetivos" y tras haber visto a personas apuntando matrículas de vehículos de los mismos, informa Sky News.

En este sentido, el Ayuntamiento de Antrim, condado al que pertenece el puerto de Larne, ha asegurado que ha detectado un "aumento de un comportamiento siniestro" en las últimas semanas tras la implementación como parte de un acuerdo del Brexit del llamado Protocolo de Irlanda, que incluye estos controles.

Por su parte, los empleados ya habían manifestado una "extrema angustia y preocupación" por su seguridad, lo que no dejó otra opción que ordenar su retirada y llevar a cabo una evaluación de riesgo, recoge Irish Times.

Ante la situación, el ministro de Agricultura, Edwin Poots, confirmó, a través de una publicación en Twitter, que se suspendía esta actividad ya que la seguridad del personal es "primordial" y añadió que había abordado la situación con los ministros del gobierno de Reino Unido.

Por su parte, la Policía ha anunciado que aumentará su presencia en la zonas donde se han producido las amenazas.

El protocolo que engloba los controles mantiene a Irlanda del Norte alineada con el mercado único de la Unión Europea para evitar una frontera dura con Irlanda, ya que ambas se encuentran en proceso de paz. De este modo, supone la creación en el Mar del Irlanda de una aduana en la que se controlan las mercancías entre el territorio norte y Reino Unido. Todo ello, ha supuesto retrasos y la falta de suministros en establecimientos norirlandeses.

La frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda fue uno de los puntos claves de la negociación para el acuerdo del Brexit, debido al interés de ambas regiones en que el paso fronterizo se mantuviera inalterado pese a la marcha de Reino Unido de la UE.