Publicado 04/04/2021 19:41CET

Bulgaria.- Las encuestas a pie de urna dan la ventaja provisional al partido del Gobierno en las legislativas búlgaras

Archivo - FILED - 16 October 2020, Belgium, Brussels: Bulgaria's Prime Minister Boyko Borissov speaks to media as he arrives for a European Council summit. Photo: -/European Council/dpa - ATTENTION: editorial use only and only if the credit mentioned abov
Archivo - FILED - 16 October 2020, Belgium, Brussels: Bulgaria's Prime Minister Boyko Borissov speaks to media as he arrives for a European Council summit. Photo: -/European Council/dpa - ATTENTION: editorial use only and only if the credit mentioned abov - -/European Council/dpa - Archivo

SOFÍA, 4 Abr. (DPA/EP) -

Las primeras encuestas a pie de urna en las legislativas que se celebran este domingo en Bulgaria conceden al partido Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB) del primer ministro, Boiko Borisov, la ventaja provisional, aunque todavía sin llegar a una mayoría absoluta.

Según los sondeos de Gallup, el GERB obtendría aproximadamente el 25 por ciento de los votos, seguido del partido-protesta Existe tal Gente, del presentador televisivo Slavi Trifonov, con un 17 por ciento, tres décimas por delante de los Socialistas.

Otros dos partidos-protesta, el Movimiento Turco por los Derechos y y las Libertades, así como el nacionalista Movimiento Nacional Búlgaro, entrarían también en el Parlamento con estos resultados.

Los votantes deben determinar cómo se reparte el poder en la Asamblea Nacional, un Parlamento unicameral formado por 240 escaños y donde el GERB de Borisov aspira a seguir teniendo la voz cantante. Si se cumplen los sondeos, la formación, que gobierna desde 2017 con los nacionalistas como muleta, se consolidarán como el partido más votado.

El GERB aspira a dejar atrás las protestas que sacudieron el país el pasado verano y que agitaron de nuevo las críticas de corrupción contra el poder, en gran medida gracias a una oposición que previsiblemente quedará dividida. Los socialistas partían 'a priori' con ventaja para quedar en segundo lugar y erigirse en alternativa.

Borisov, superviviente de todo tipo de escándalos que van desde el terreno personal hasta acusaciones de vínculos con el crimen organizado, tiene en su currículum haber sido guardaespaldas del último dirigente soviético, Todor Zhivkov, y a sus 61 años se reivindica como dique de contención frente a la vuelta de los fantasmas políticos del pasado.

Contador