Publicado 10/07/2020 12:14:37 +02:00CET

Burkina Faso.- Burkina Faso atribuye los abusos a terroristas disfrazados de miembros de las fuerzas de seguridad

Burkina Faso.- Burkina Faso atribuye los abusos a terroristas disfrazados de mie
Burkina Faso.- Burkina Faso atribuye los abusos a terroristas disfrazados de mie - PRESIDENCIA DE BURKINA FASO - Archivo

Asegura que los militares respetan los compromisos en materia de Derechos Humanos en sus acciones

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Burkina Faso ha salido al paso de las críticas recibidas por los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad, a las que entre otras cosas se acusa de haber perpetrado ejecuciones extrajudiciales, asegurando que son los terroristas disfrazados de miembros de las fuerzas burkinesas quienes están detrás de este tipo de actos.

Así lo ha reivindicado el portavoz del Gobierno, Rémis Fulgance Djandijou, en un comunicado en respuesta al informe publicado esta semana por Human Rights Watch (HRW) denunciando el hallazgo entre noviembre de 2019 y abril de 2020 de 180 cuerpos en fosas comunes en los alrededores de Djibo, en el norte del país. Según los testimonios recabados por la ONG, se trataría de hombres de etnia peul que habrían sido ejecutados por las fuerzas de seguridad.

"El Gobierno y, por consiguiente, las Fuerzas Armadas nacionales siempre han situado el respeto de los Derechos Humanos en el centro de sus preocupaciones", ha sostenido el portavoz, que argumenta que las acusaciones de HRW hacen "una lectura equívoca de los esfuerzos de las fuerzas de seguridad" ante la "guerra impuesta por los movimientos terroristas y hombres armados no identificados" desde 2016.

Según Djandijou, los terroristas, "tras haberse apoderado de cierto material y uniformes militares de las Fuerzas Armadas, se han especializado en la instauración de la confusión, haciéndose pasar ante la población por miembros de las Fuerzas de Defensa y Seguridad (FDS)".

Por tanto, según el portavoz gubernamental, "a menudo resulta difícil para la población diferenciar entre los grupos armados terroristas y las Fuerzas Armadas nacionales". Además, prosigue en su argumentación, el periodo analizado fue especialmente convulso, con enfrentamientos especialmente "mortíferos".

ESTRICTO RESPETO A LAS NORMAS

Así pues, "el Gobierno de Burkina Faso asegura a la opinión pública nacional, sus socios y la comunidad internacional que las FDS, a pesar de la modestia de los medios de que disponen, luchan contra el terrorismo en el estricto respeto a las reglas de enfrentamiento que rigen sus acciones", ha sostenido el también ministro de Comunicación, asegurando que se respetan los compromisos en materia de Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos.

Además, ha añadido, cuando se han realizado acusaciones contra miembros de las fuerzas de seguridad "se han abierto inmediatamente investigaciones con el fin de situar las responsabilidades y sancionar a los autores".

"El Gobierno de Burkina Faso no escatimará ningún esfuerzo para hacer frente a los desafíos en la lucha contra el terrorismo, para garantizar la protección de su población y la de los refugiados en su territorio y seguirá actuando para devolver la paz y la seguridad en el conjunto del territorio nacional", ha prometido Djandijou.

Burkina Faso ha experimentado un fuerte aumento de los ataques yihadistas en los últimos años. En el país operan tanto la filial de Al Qaeda como la de Estado Islámico en el Sahel, las cuales han ido ampliando sus acciones desde el norte hacia el centro y el este del país. Esto también ha venido acompañado de un aumento de la violencia intercomunitaria, principalmente entre pastores y agricultores.

Según el último informe del consorcio START sobre la actividad terrorista a nivel mundial en 2019, en Burkina Faso los ataques aumentaron en un 127 por ciento en 2019 y hubo un 587 por ciento más de muertes --incluidos terroristas--. Este marcado aumento se debe a que se produjeron hasta 25 ataques con más de diez víctimas mortales, frente a tan solo dos en 2018. Al menos diez de ellos fueron obra del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM) --la filial de Al Qaeda en el Sahel-- o de Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Contador