Burkina Faso.- Al menos once muertos en un ataque en el norte de Burkina Faso

Publicado 28/10/2019 11:07:59CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos once personas murieron en un ataque perpetrado en la noche del sábado al domingo por hombres armados no identificados en la provincia de Soum, en el norte de Burkina Faso, según ha informado este lunes el portal de noticias infowakat.net.

El ataque se produjo en la localidad de Pobé Mengao, situada a 25 kilómetros de Djibo, la capital de Soum. Los asaltantes se llevaron consigo a varias personas y el domingo aparecieron los cuerpos sin vida de once secuestrados, que habían sido ejecutados.

Una fuente local ha indicado al citado medio que los asaltantes también también se llevaron consigo al menos tres triciclos a motor y otros bienes. Como resultado de este nuevo ataque numerosos residentes se han desplazado hacia Djibo.

Burkina Faso ha registrado en el último año un recrudecimiento de los ataques de corte yihadista, así como una intensificación de la violencia de carácter intercomunitario, que enfrenta a pastores con agricultores.

En el país operan Ansarul Islam, un grupo terrorista autóctono, así como el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), una organización yihadista que aglutina a otras cuatro, entre ellas Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Al Murabitún, y, en menor medida, Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Según el 'think-tank' Africa Center for Strategic Studies (ACSS), el número de ataques obra de estos grupos pasó de tan solo tres en 2015, a doce en 2016, 29 en 2017 y 137 en 2018. Además, se ha intensificado la violencia intercomunitaria, que enfrenta principalmente a pastores con agricultores.

La creciente violencia armada en el norte y el centro del país ha empujado a 267.000 personas a abandonar sus hogares en los últimos tres meses, mientras que en el último año más de 500 civiles han muerto en 472 ataques y operaciones militares, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). En total, en el país hay unos 486.000 desplazados internos, mientras que otros 16.000 burkineses se han refugiado en los países vecinos.