Publicado 26/11/2020 15:08CET

Burkina Faso.- El presidente de Burkina Faso logra la reelección para un segundo mandato en la primera vuelta

Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso
Roch Marc Christian Kaboré, presidente de Burkina Faso - John Macdougall/AFP Pool/dpa - Archivo

La oposición denunció fraude y dijo que no reconocerá los resultados de las presidenciales

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kaboré, ha logrado la reelección para un segundo mandato en la primera vuelta de las elecciones, celebradas el 22 de noviembre, según los resultados provisionales publicados por la comisión electoral del país africano.

Kaboré ha recabado 1.854.982 votos, lo que supone el 57,87 por ciento de los apoyos, según el acta publicada por la comisión electoral en su página oficial en la red social Facebook. De esta forma, supera el umbral del 50 por ciento y evita una segunda vuelta.

En segundo lugar ha quedado el opositor Eddie Komboigo, cercano al expresidente Blaise Compaoré, con el 15,48 por ciento de los apoyos, mientras que en tercer lugar ha quedado Zéphirin Diabré, con el 12,46 por ciento de las papeletas.

A mucha distancia quedan Kadré Désiré Ouédraogo, con el 3,36 por ciento; Tahirou Barry, con el 2,19; Ablassé Ouédraogo, con el 1,8; Gilbert Ouédraogo, con el 1,55; Yacouba Isaac Zida, con el 1,52; y Abdoulaye Soma, con el 1,41.

Por su parte, Ambroise Farama, Do Pascal Sessouma, Yéli Monique Kam --la única mujer que había presentado su candidatura a la Presidencia burkinesa-- y Claude Tassembedo no han llegado al umbral del uno por ciento de los votos.

El presidente ha reaccionado inmediatamente a la proclamación de los resultados por parte de la comisión electoral publicando una fotografía en su cuenta en la red social Twitter en la que se puede ver a varias personas festejando junto al texto: 'Victoria. Roch, presidente'.

Kaboré partía como favorito para la reelección, si bien hacía frente a una situación más complicada en caso de no imponerse en la primera vuelta, dado que la oposición había pactado unir fuerzas para intentar desbancarle en caso de que hubiera una segunda ronda.

Los principales opositores denunciaron tras la votación la existencia de irregularidades durante el proceso y afirmaron que no reconocerán el resultado. Así, Tahirou Barry, quien ejerció de portavoz de los candidatos firmantes de la alianza contra Kaboré, adelantó que "no aceptarán los resultados manchados por irregularidades y que no reflejan la voluntad del pueblo burkinés".

En respuesta, la Alianza de Partidos y Formaciones Políticas de la Mayoría Presidencial (APMP) reconoció el martes que se han registrado "deficiencias" durante la votación, si bien negó que puedan tener un impacto sobre los resultados definitivos.

Por su parte, el Gobierno recalcó el miércoles que no tolerará ninguna "deriva" tras las presidenciales y parlamentarias y puso en valor que "los burkineses ejercieron su deber ciudadano en la calma y la serenidad" y que la jornada electoral transcurrió en un "clima sosegado gracias a la madurez del pueblo y de la clase política".

De esta forma, el portavoz del Ejecutivo, Remis Fulgance Dandjinou, reclamó a todos los participantes en la doble cita electoral al "respeto escrupuloso de los textos en vigor, única garantía de un desenlace satisfactorio del proceso que ha sido definido y realizado en la exclusividad y el consenso".

REACCIONES INTERNACIONALES

Por su parte, la misión de observación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) felicitó el lunes a Burkina Faso por el "ambiente pacífico" durante las elecciones y pidió "que todos los actores estén vinculados por el mismo compromiso al pacto político que firmaron".

El jefe de la misión del organismo, Kabiné Komara, inició el miércoles en que las elecciones "suponen una etapa crucial en la consolidación de la paz y la promoción de la democracia en Burkina Faso", durante una rueda de prensa junto a su homólogo de la Unión Africana (UA), Bénard Makuza.

Komara incidió en que las elecciones "fueron posibles por el compromiso y la determinación del pueblo y de todas las partes", antes de solicitar a los candidatos a las presidenciales y las legislativas que recurran a las vías legales para arreglar cualquier contencioso.

Por su parte, Makuza apuntó que los comicios se han celebrado en un contexto marcado por crisis a nivel humanitario, sanitario y de seguridad, si bien recalcó que tuvieron lugar de forma satisfactoria, según ha recogido el portal de noticias Burkina 24.

Asimismo, el enviado de Naciones Unidas a África Occidental, Mohamed Ibn Chambas, felicitó el miércoles al Gobierno y a la población burkinesa "por la organización, celebración y desarrollo pacífico del proceso electoral", tras una reunión con Kaboré en la capital, Uagadugú.

En este sentido, pidió a los actores políticos que recurran "a las vías constitucionales y legales existentes para arreglar cualquier contencioso", antes de destacar el papel de las organizaciones de la sociedad civil "con el despliegue de numerosos observadores, especialmente mujeres y jóvenes".

Los comicios tuvieron lugar en un ambiente de profunda inseguridad por la amenaza yihadista, ante el repunte de los ataques por parte tanto de la filial de Al Qaeda como de la de Estado Islámico en la región.

Dicha actividad ha contribuido también a incrementar la violencia intercomunitaria y ha hecho que florezcan los grupos de autodefensa, a los que el Gobierno burkinés ha sumado en los últimos meses a 'voluntarios' para que ayuden en la lucha antiterrorista.